Descubre la Alimentación Intuitiva

Descubre como la gestión de tus emociones puede permitirte equilibrar tu peso (artículo).

Aprende a comer de manera consciente en nuestros Talleres

Reserva tu plaza y acude a nuestros talleres presenciales en Madrid

Únete a Alimentacion y Emociones y recibe 2 regalos

Suscríbete a nuestra lista y recibe el ebook "Comiendo de manera consciente e intuitiva" y además, consigue un Cupón 2x1 para cualquier de nuestros talleres.

lunes, 19 de diciembre de 2011

Sin Compromiso no hay Coaching

 Coaching aplicado a conseguir objetivos de salud, es una metodología que convence por sus resultados no solo para los profesionales de la salud y el bienestar, sino a sus pacientes/clientes.

Esta entrevista publicada por la revista electrónica S3, nos clarifica su utilidad y propósito de la mano de la Dra. Marta González.Corró.

"A través del coaching no sólo se pueden trabajar objetivos de carácter profesional, sino también otros a nivel personal. En el caso de la coach y médico-nutricionista Marta González-Corró, la alimentación es el centro de unos programas de coaching en los que los hábitos saludables de alimentación y el compromiso juegan un papel clave.

-¿En qué consiste el Coaching con el que trabaja?
Consiste en conseguir un objetivo extraordinario dentro de la vida diaria del coachee, partiendo de la base que cualquier logro en el área personal repercute en todo el resto. Además en mi caso, trabajo un life coaching un poco especializado, en concreto, en la alimentación, para que la persona consiga un resultado que no ha logrado hasta ahora. La alimentación está muy vinculada a factores emocionales y socio-culturales, así como al estrés, entre muchos otros. En realidad, este coaching alimentario derivaría en el coaching para la salud, ya que uno mismo debe adquirir responsabilidad sobre su propia salud y su alimentación.

-¿Cuál es el valor añadido de esta alimentación emocional?
Estamos viendo que las dietas no funcionan porque mucha gente recupera el peso perdido. Uno de los motivos es que  no se han trabajado los hábitos saludables, pero también que en la alimentación hay muchos mitos y creencias que nos vienen de antaño, y otras que vamos incorporando desde nuestra infancia y adolescencia, y que repercuten en nuestra forma de alimentarnos y de utilizar el alimento como un recurso  para paliar un vacío o un estrés emocional. En este punto, mi rol como coach pasa por empatizar, escuchar y preguntar para que el coachee se cuestione sus creencias y pueda ver otras opciones más saludables  y se responsabilice sobre hacia dónde quiere ir a partir de ahora. Un cambio importante en el que yo le prestaré mi ayuda pero que deberá realizar él mismo.

-¿En qué sentido es clave también el compromiso?
Sin compromiso no hay coaching. El objetivo es que la persona se comprometa y para ello es crucial el “para qué” quiere conseguir lo que quiere conseguir y que se movilice. Y es que otro aspecto importante en el coaching es la acción, porque si un coachee no se compromete, no se moviliza y entonces es difícil que haya un cambio. Al empezar un proceso de coaching, el coachee necesita definir cuál es el objetivo que quiere lograr y para qué quiere lograr ese reto, además de subrayar la importancia de no solo llegar sino mantenerse en los objetivos fijados. Por último, es muy importante que el coachee sea autónomo, él es el protagonista, yo sólo lo acompaño".

Autor: S3

sábado, 3 de diciembre de 2011

Cambia el "chip" para adelgazar

Adelgazar es algo aparentemente sencillo.Cuestión de ingerir menos calorías de las que gastas, pero el verdadero reto es mantenernos. La dieta nos somete a normas y mas normas que no tienen en cuenta nuestros gustos, que coartan nuestro placer y nos llevan a escenarios del todo o nada.


El hecho de perder peso no es una cuestión física, más bien suele tratarse de una cuestión mental. Si mentalmente somos capaces de parar un poco antes de quedar saciados, si mentalmente nos permitimos tomar una pastilla de chocolate y disfrutamos de ese momento de forma consciente, en definitiva, si entrenamos nuestra mente para elegir sin dejarnos llevar por el estrés, la ansiedad, las emociones, podemos llegar a conseguir nuestra figura ideal sin someternos a dietas estrictas llenas de prohibiciones.

Comer es un acto placentero que asegura la supervivencia del ser humano. Pero cuando se trata de volver a ponernos en forma tenemos que ser proactivos, así que:
  • Adopta buenos hábitos alimenticios. Come bien pero evita trampas como comidas de trabajo, situaciones estresantes, etc.
  • Se realista. No puedes adelgazar en un solo día. Medio kilo por semana sería suficiente y evitaría el efecto yoyó que se originan con las dietas milagro
  • Reduce las raciones o ponte platos más pequeños, mastica despacio y conscientemente
  • Utiliza el horno, la cocina al vapor o cocida antes que frita
  • Escoge productos frescos y sustituye los refrescos por agua, infusiones frías o tés.

 Si tienes esto claro y aún así, sientes que hay algo más fuerte que te impide sostener estos hábitos, es hora de que te pongas manos a la obra, y junto con tu coach de salud,  aprendas a sobrepasar esas barreras.

jueves, 1 de diciembre de 2011

El Mantenimiento; Verdadero Reto en la Pérdida de Peso

Todo el mundo puede perder peso rápidamente si se lo propone. El verdadero reto es saber mantenerlo. Un estudio científico nos sugiere los pasos que pueden facilitarnos esta tarea, para siempre.

Un estudio reciente publicado en la revista de medicina preventiva American Journal of Preventive Medicine, alerta de que las personas que logran tener éxito perdiendo peso, son las que aprenden a “cambiar de marcha” para poder mantener el rumbo que marca su nuevo peso.

Se ha observado que para perder peso se necesitan unas habilidades y comportamientos diferentes a los que son necesarios para mantener la pérdida. Bajar de peso implica tener que limitar el azúcar, comer entre horas  de forma saludable y no saltarse comidas, al menos inicialmente, hasta asegurarnos la nueva forma. Pero, estas prácticas, no tienen casi nada que ver con el mantenimiento;

Siguiendo con el estudio citado, las conductas que permitieron mantener la pérdida de peso alcanzada después de una dieta de adelgazamiento fueron:

•           alimentarse a base de fuentes de proteína bajas en grasa
•           practicar ejercicio de forma regular
•           premiarse y reconocer el mérito de ser capaz de cumplir un plan
•           recordarse a sí mism@s los motivos por los se deseaba perder peso.

Timothy Harlan, MD, profesor de medicina más conocido como el Dr. Gourmet y autor del libro ¡Solo Dime que Debo Comer!, opina que la clave para el mantenimiento de peso conlleva un cambio de mentalidad. 

Es decir, si quieres estar sano, perder peso y mantenerte, debes cambiar la forma en que te alimentas y normalizar tu relación con la comida.

Según su opinión, planificar es el siguiente paso que no hay que saltarse. Hacer un plan implica pensar que vas a comer y cuándo y tenerlo preparado, al igual que preparas la merienda de tus hijos o planificas las clases en época de estudio. Tendrás que preparar almuerzos saludables para comer entre horas y no saltarte comidas importantes, como un desayuno equilibrado.

Por tanto, tengamos  en mente que  conseguir adelgazar es sólo la primera tarea y que debe continuar con un cambio permanente en el modo en que pensamos, en nuestra relación con la comida y en nuestro estilo de vida.

domingo, 20 de noviembre de 2011

Riesgos de perder y ganar peso rápidamente

¿Cómo es posible que algunas personas ganen y pierdan peso tan rápidamente? ¿Qué consecuencias puede tener para el cuerpo y la salud?

Ver los casos de famosos, estrellas de cine, etc.. que se someten a dietas rápidas para ganar o perder peso nos puede tentar a imitar esos comportamientos aparentemente fáciles, pero…¿has pensado si es seguro ganar y bajar peso a esa velocidad?


Julia Roberts declaraba en la revista Entretenimiento Semanal que ganó cerca de 15 kg de peso durante el rodaje de las escenas de la película “Comer, Rezar y Amar” en Italia. “Empezaba el rodaje en Nápoles a las 8 de la mañana y creo que a las 8:45 ya había comido 8 o 10 porciones de pizza”, declaraba. Russell Crowe cuyo peso fluctuó de arriba a abajo en películas como Gladiator y Red de Mentiras, es otro ejemplo muy llamativo.

Someter a nuestro cuerpo a tantas fluctuaciones es más que arriesgado. Son muchos los efectos secundarios que estos comportamientos extremos pueden ocasionar...

-         Daño  hepático que origine cálculos biliares, pérdida del cabello (debido a la bajada en proteínas) y  pérdida de masa muscular.
-         Al restringir severamente las calorías, el cuerpo se aferra mucho más a la grasa y el músculo se rompe.
-         Si ganas y pierdes peso con dietas y abandonos sucesivos, tu piel puede perder elasticidad quedándose con un aspecto colgante, poco atractivo y difícil de disimular sin cirugía.
-        También puedes estresar el corazón y las articulaciones.

Si tu deseo es perder peso, la mejor forma es hacerlo de forma progresiva. Combinar  ejercicios cardiovasculares, llevar un entrenamiento de resistencia y sobre todo, una dieta saludable.

Recuerda: Si en primer lugar quieres estar sano, es indispensable gestionar tu peso sin prisas y de forma progresiva, para prevenir los problemas de salud  que conlleva toda conducta extrema.

jueves, 3 de noviembre de 2011

¿Tienes malas digestiones?

Comer bien, sentados y con tranquilidad parece imposible durante muchos días de la semana. Las prisas y la vida que llevamos nos lo impiden. Y cuando a las prisas diarias se le añaden unos hábitos alimentarios poco saludables se originan las malas digestiones, el dolor de estómago, la acidez y otros trastornos digestivos.


Si los excesos se prolongan en el tiempo, aumenta el riesgo de aparición de "cosas más graves" como enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión, obesidad y enfermedades digestivas.

La frase "un día es un día" nos empuja a abusar de la comida y la bebida, siendo casi imposible salir indemne. Hay que recordar que las grandes comilonas y el ingerir muy rápido los alimentos obligan al estómago a trabajar mucho más de lo habitual, con la consiguiente sensación de pesadez y malestar.

Seguir unas sencillas pautas te pueden ayudar a prevenir esas molestias digestivas.


* Tranquilidad y buenos alimentos

Los alimentos o platos demasiado grasos (fritos, estofados o guisos con exceso de aceite) o que incluyen carnes muy grasas, platos con salsas (nata, queso o mayonesa), platos muy condimentados, picantes o los alimentos excesivamente azucarados provocan digestiones más lentas de lo normal. Si, además, no guardamos orden en el horario y distribución de las comidas a lo largo del día, y por ejemplo, un día no desayunamos, otro casi no comemos y al siguiente tomamos una cena pesada, nuestro aparato digestivo acabará sufriendo las consecuencias de este desbarajuste.

Tampoco el estrés es buen aliado para el estómago: numerosos estudios lo han relacionado con afecciones gastrointestinales (úlceras, cólicos, diarreas, gastritis…), por lo que además de seguir una buena alimentación y ayudar a desintoxicar nuestro sistema digestivo de cuando en cuando, resulta muy importante el aprender a llevar un ritmo de vida más relajado.

* La buena siesta

A pesar de que la siesta se considera un hábito muy saludable para reposar las comidas, si se prolonga más de 15-20 minutos y se realiza al poco de comer, probablemente despertaremos con la sensación de que la comida no ha sido digerida, nos puede doler la cabeza sintiendo acidez y malestar general. 

Esto se debe a que cuando dormimos todo funciona más lentamente en nuestro cuerpo, incluida la digestión, y a que en posición horizontal se facilita el paso de ácidos de estómago a esófago (el conocido reflujo). Para remediarlo, prueba a hacer una siesta más breve y en lugar de ir a la cama, permanece recostado en tu sofá.


miércoles, 5 de octubre de 2011

Taller que Cambiará tu Relación con la COMIDA

"ALIMENTACIÓN Y EMOCIONES

 Como cambiar los malos hábitos emocionales que nos hacen ganar peso

(IV Edición)

La alimentación es el primer pilar en la senda de la salud. Muchos de los conflictos existentes alrededor de nuestra alimentación (peso, figura, estado de ánimo, etc.) están relacionados con una falta de conciencia sobre nuestros hábitos físicos como emocionales.

Nuestras emociones determinan la forma y la calidad de lo que comemos y en muchas ocasiones trastocan nuestra forma de relacionarnos con la comida, llegando a tener la sensación de haber perdido el control y encontrándonos mal con nuestro peso, con nuestra imagen y bloqueando nuestra capacidad para disfrutar de la vida.

El Dr. Arthur Rowshan, experto en hipnosis opina: «Es fundamental eliminar la ansiedad y poner mucha atención en el factor emocional. La persona con sobrepeso sufre de una gran fragilidad emotiva, baja autoestima y grandes dificultades para controlar sus reacciones. A veces basta que sepa cuales son los alimentos prohibidos para que pierda el control y aumente su deseo de comer lo que más engorda. Esta ansiedad le lleva a ingerir compulsivamente, lo que le hace sentir culpable, y a verse cada vez más débil y feo».

Su recomendación: «Establece una relación positiva con la comida. No hagas ninguna dieta milagro para adelgazar rápidamente, crea una nueva relación con los alimentos y te será fácil seguir una dieta equilibrada»

¿Te gustaría renovar tu relación con la comida y perder peso de forma saludable?
¿Querrías saber los pasos para cambiar un hábito?
¿Desearías experimentar estas técnicas en ti mism@ y aprender una nueva forma de comer?

Los tiempos avanzan y la forma de transformar conductas inadecuadas también.
¿Crees que tus emociones influyen en tus comportamientos?

"ALIMENTACIÓN Y EMOCIONES: Como cambiar los malos hábitos emocionales que nos hacen ganar peso".

Dirigido a personas que:
- Quieren recuperar una relación sana con la comida.
- Están hart@s de dietas, recomendaciones, etc, que no funcionan a largo plazo.
- Quieren perder peso con técnicas eficaces, no convencionales, que van más allá de la "fuerza de voluntad"
- Desean cambiar de hábitos hacia una forma de alimentarse más saludable.
- Quieren equilibrar su salud y tener más seguridad en sí mism@s.

  
Con este taller conseguirás:
• Abrir tu conciencia hacia todas las creencias erróneas que te han mantenido con exceso de peso, y/o a perder peso
• Aprender a cambiar un hábito como “atracones” y superarlo gracias a técnicas innovadoras de coaching de salud y PNL (programación neurolingüística).
• Entender por qué no es culpa tuya el no perder peso ni tener la calidad de vida que desearías
• Aprender a utilizar la intuición para comer de forma saludable y sin engordar. (Alimentación intuitiva)
• Optimizar tu alimentación y adaptarla a tu ‘tipo metabólico’.


****Además podrás comprender cómo funciona tu inconsciente y el tremendo poder que encierra para nuestro beneficio en relación a TU PESO y TU SALUD******


FECHA
ð     El Sábado 19 Noviembre de 10:00 a 18:00 hr.

LUGAR: Sala C/Apodaca, 14- 3ºA MADRID

La inversión en el taller es de de 75€,  pero el aprendizaje que vivirás, generará cambios de gran valor para mejorar tu PESO y tu SALUD para siempre. (Incluye dossier, prácticas, y posibilidad de hacer un seguimiento individualizado con proceso de coaching de salud).


No dejes esta oportunidad y compártelo con personas que puedan estar interesadas,
seguro que quedarán agradecidos

INVERSIÓN
PRECIO  75 €, Si haces tu reserva antes del 11 nov tienes un 10% de descuento.
Para reservar envía un e.mail a: emociones@salutis.es o ponte en contacto en el
telf.: 639 481 987. Más información www.contagiatedesalud.com

Se trabaja en grupos pequeños (Máximo 10 plazas)
Para reservar tu plaza puedes hacer un ingreso,  indicando tu NOMBRE a:
nºcta: BANKINTER SALUTIS: 0128 / 0058 /49/ 0100021504 

 (Reserva plaza por orden de inscripción).


Imparte: María Becerril Coach de Salud y Bienestar, certificada ACSM (Boston, USA) Programa acreditado por ICF-Internacional. Miembro asociado de ICF España. Terapeuta con PNL . Mäs de 400 horas en coaching de salud. Diplomada en Naturopatía; Especialista y Asesoría en formación Biomédica, Neurociencias y Entrenadora para la Salud. Miembro ICF y Wellcoaches. Boston MA.

martes, 27 de septiembre de 2011

Estómago Sano


El estómago se ha denominado "la oficina de nuestro cuerpo" y es que allí se trabaja mucho. En el estómago se originan los procesos que nos aseguran la supervivencia a través de los alimentos y su aprovechamiento. Las digestiones pesadas recurrentes, la acidez, etc. son síntomas que debemos atender para asegurarnos este proceso vital para nuestra salud.
Comer bien, sentados y con tranquilidad puede parecer un objetivo imposible dado el ritmo de vida actual. Pero cuando a las prisas diarias le añadimos unos hábitos alimentarios poco saludables, podemos llegar a patologías mas graves que deben medicarse.

Seguir estas pautas sencillas te ayudará a prevenir molestias y a asegurarte una nutrición saludable:
Come despacio y de forma relajada; dedicando como mínimo de 20 a 30 minutos a cada comida, te saciarás antes y te nutrirás mejor.
Mastica bien los alimentos; recuerda, la digestión comienza en la boca.
No abuses de condimentos; (Ketchup, mostaza, picantes etc.) que irritan la mucosa gástrica y aumentan la acidez de estómago.
No bebas mucha agua durante las comidas o justo después, ya que se diluyen los jugos gástricos y retrasa la digestión. Eso sí, ¡recuerda hidratarte entre horas!.
Evita grandes raciones, bebidas muy frías, fritos, excitantes (café y té, tabaco) y exceso de alcohol.
No te acuestes inmediatamente después de comer. Cuanto más vacío esté el estómago antes de tumbarte, mejor.

viernes, 23 de septiembre de 2011

7 Hábitos Para Adelgazar Sin Dejar de Comer

Existe la idea de  las dietas mágicas existe. Pero adelgazar por la vía rápida suele ser un espejismo pasajero que acaba minando nuestras emociones y energías.

Por el contrario, lo que con el tiempo está tomando mayor importancia es el hecho de que generar ciertos hábitos de forma sostenida, nos permite perder peso y, lo que es más importante, mantenerlo pasando a formar parte de nuestra rutina.

Pero crear hábitos de cero no es algo que surja de la noche a la mañana. Por ello, la figura del coach de salud, entrenador, guía, etc. está tomando cada vez más relevancia en nuestra sociedad. El afianzar el propio compromiso de cambiar a través de estos profesionales, te ofrece un valor añadido y te ayuda a crear un plan que esté en armonía con tus preferencias, tus prioridades y vaya a tu propio ritmo. Vas a perder peso, ¡SÍ! y, lo más importante, vas a ganar nuevos hábitos saludables y una mejor calidad de vida.

Toma nota, estos son algunos de los hábitos más prácticos y comprueba si te funcionan:

1. Al llegar a casa después de un día de trabajo prepárate un caldo caliente y date una ducha. Cuando salgas te olvidaras de la idea de abalanzarte sobre el frigorífico a comer cualquier cosa  que encuentres, sin pensar.

2. Come algo antes de salir de compras, ya que es muy difícil elegir bien los alimentos y no tentarse con dulces o snacks si te sientes muy hambriento.

3. Una ensalada, un caldo de verduras, o un vaso con agua tibia antes de la comida, te ayudará a reducir el apetito y la cantidad de alimentos que comas luego.

4. Cuando sientas que necesitas desesperadamente comer algo dulce, ten siempre a mano en el frigorífico fruta natural, yogurt descremado, queso fresco o frutos secos, en definitiva, alimentos saludables naturales para picar.

5. Que un alimento sea considerado bajo en grasas no quiere decir que pueda comerse sin límite.  Si te tomas 3 yogures bajos en crema te sentirás muy lleno y meterás calorías extra. En cambio, con una pequeña porción de puré de patata, te darás el gusto y estarás adelgazando.

6. No hagas la promesa de no volver a tomar chocolate en tu vida. Proponte un límite razonable de una o dos veces por semana para incluir alguna pequeña porción de ese alimento que te proporciona placer.

7. Encuentra  tiempo para ti mismo, aunque parezca imposible siempre puedes buscar un tiempo para desconectar, para relajarte… lo que es más, éste nos va a rejuvenecer, nos va a permitir encontrarnos mejor y poder comer de forma más sosegada acelerando el metabolismo.

domingo, 11 de septiembre de 2011

Bajar de Peso no es el Principal Objetivo

Perder peso puede resultar sencillo ¿verdad? Pero, el verdadero reto es poder mantenerlo. Un estudio científico nos ofrece los pasos que pueden facilitárnoslo para siempre.

Según dicho estudio publicado en la revista de medicina preventiva American Journal of Preventive Medicine,  para tener éxito en la pérdida de peso hay que aprender a “cambiar de marcha” y así mantener el rumbo que marca este nueva condición.

Se ha observado que para perder peso se necesitan unas habilidades y comportamientos diferentes a los que son necesarios para su mantenimiento. Perder peso implica tener que limitar el azúcar, comer tentempiés saludables y no saltarse comidas, al menos inicialmente hasta asegurarnos una pérdida de peso. Pero, estas prácticas, no tienen casi nada que ver con el mantenimiento de la nueva figura.

Siguiendo con el estudio citado, las conductas que permitieron mantener la pérdida de peso conseguida después de una dieta de adelgazamiento fueron:
•             alimentarse a base de fuentes de proteína bajas en grasa
•             practicar ejercicio de forma regular
•             premiarse y reconocer el mérito de ser capaz de cumplir el plan
•             recordarse a sí mismos los motivos por los se deseaba perder peso.

Este estudio sugiere que el proceso de pérdida de peso se podría dividir en tres fases: pérdida de peso, tránsito hacia el mantenimiento y mantenimiento eficaz de un nuevo estilo de vida.

Pensar en esta última parte de la batalla contra el exceso de peso, puede hacerse más cuesta arriba sobre todo cuando tenemos la sensación de no haber superado las primeras: "La gente se quiere concentrar solo en la pérdida de peso, pero la parte más difícil es mantenerlo” El Dr. Hill, nos recuerda que aumentar la actividad física es esencial para mantener la pérdida de peso: “A menos que usted sea capaz de superar su límite de actividad física de forma importante, no será capaz de mantener el peso perdido", nos dice.


Otro ingrediente clave para el mantenimiento es el ser capaz de involucrarse en un sistema de apoyo social, es decir, pertenecer a una red social que refuerce nuestra rutina de dieta y ejercicio.

Timothy Harlan, MD, profesor de medicina más conocido como el Dr. Gourmet y autor del libro ¡Solo Dime que Debo Comer!, opina que la clave para el mantenimiento de peso conlleva un cambio de mentalidad, es decir, si quieres estar sano, perder peso y mantenerte, debes cambiar la forma en que te alimentas y normalizar tu relación con la comida.

Según su opinión, planificar es el siguiente paso que no hay que saltarse. Hacer un plan implica pensar que vas a comer y cuándo y tenerlo preparado, al igual que preparas la merienda de tus hijos o planificas las clases en época de estudio. Habrás de llevar snacks saludables para comer entre horas y no saltarte comidas importantes, como un desayuno sano.

Por tanto, tengamos  en mente que  conseguir adelgazar es sólo la primera tarea y que debe continuar con un cambio permanente en el modo en que pensamos, en nuestra relación con la comida y en nuestro estilo de vida.

¿Estás preparado para no fallar?


Adaptado: Codeco Nutrilife.

domingo, 4 de septiembre de 2011

Pervirtiendo "el Comer"

Comer es placentero, nos ayuda a calmar y saciar nuestro hambre, pero también es un salva-angustias mal utilizado. Parece poder tapar nuestras preocupaciones y hacernos pensar que así disminuyen o desaparecen. Algunos alimentos que contienen azúcares, hidratos de carbono (dulces, pastas, por ejemplo) tienen una inmediata virtud de desvío de atención.

Los sentidos no pueden dejar de estar concentrados en los estímulos gustativos entregándole así más al cuerpo que al alma atormentada. También el placer sexual puede tener esta utilidad de "olvido a través del cuerpo" y convertirse en una conducta compulsiva.

La fuerza compensatoria del placer del comer puede ser utilizada fácilmente para endulzar lo amargo de la vida.

En muchas familias la hora de comer es una especie de batalla para que el niño que no come la cantidad o calidad deseada, nos obliga a presionarle, haciendo que esto le sirva para divertirle, nos desespere o le haga evitar la comida.

Damos dulces a los niños más que para premiarlos por merecimiento, como una forma de complacencia viéndolos agradecidos y golosos, evitar su tristeza, conquistar su afecto o desviar sus reproches, decepciones, sus "odios..."

La hora de comer puede tener unos contenidos como el placer de conversar, pero también puede ser al contrario; el afán de discutir y hacernos reproches comiendo o mostrarnos hostilidad, tensiones y frialdades, haciendo que la comida se atragante.


Podemos inducir en los niños una serie de sentimientos que pervierten el placer de comer como cuando nos avergüenzan de lo glotones, cerdos, asquerosos, maleducados, impresentables, etc. que somos, y cuyo eco se da con frecuencia en los sentimientos que surgen en la conducta bulímica, en la que la persona come para calmarse y ello le hace sentir culpabilidad, repugnancia, vergüenza, con lo que se genera una nueva ansiedad peor que la que se trataba de calmar y que de nuevo pide a gritos ser reparada con el pastel envenenado que la produce.

Si ya desde niños comemos más porque nuestros padres se angustien menos de sus ansiedades de criarnos bien, no es de extrañar que de adultos comamos para des-angustiarnos y como una forma elemental de cuidarnos.

¿Qué  recuerdos vinculados a la comida llevas en tu memoria? ¿Qué vínculos inconscientes crees que todavía actúan en ti?



miércoles, 31 de agosto de 2011

3 Consejos para una Alimentación Completa

Una vida de aceptación y apreciación por lo que te rodea es el primer secreto para que te sientas en armonía con tu entorno y que esa energía fluya en tu organismo, manifestándose en el buen funcionamiento de todos los órganos y sistemas de tu cuerpo. Para tener energía es clave tomar conciencia de nuestra alimentación; cuales son nuestros hábitos, nuestras necesidades y como las estamos cubriendo.

 Según nos dice de Marié Morales  en su libro "La anti-edad. Secretos para una vida más larga, joven y sana” nos alimentamos para recuperar energías, no para agotarlas. Para ello, observa estos 3 simples consejos para llevar una alimentación completa:

1.         Cuida lo que comes.
 En los países orientales, tradicionalmente suelen utilizar una regla básica de donde partir: come alimentos vivos y evita los alimentos muertos. Y no se trata de una incitación al canibalismo. Los alimentos vivos, o frescos, suelen ser ricos en nutrientes y pobres en
toxinas, ya que aún no ha empezado su proceso de descomposición.

 Alimentos vivos son las verduras y frutas frescas; tubérculos como las patatas y los boniatos (sin hongos ni brotes); brotes germinados (de soja, lentejas, cebolla, etc.); legumbres y cereales en grano, algas, etc.

Alimentos muertos son las conservas, alimentos deshidratados (como las sopas en polvo), embutidos, pastelería y pastas refinadas (con exceso de azúcar y grasas hidrogenadas) y la comida rápida (hamburguesas, salchichas, “delicias de pollo” , etc.)

2.         Cuida la forma en la que comes
La forma en la que comemos es importante a la hora de poder asimilar bien todos los nutrientes de los alimentos. Es importante:

· Comer despacio, sentado, atento: eso nos hará comer menos y saborearlo más. Evitar comer sin pensar mientras vemos la televisión o trabajamos. Evitar comer rápido y con ansiedad, lo que nos haría comer mucho más de lo que nuestro organismo necesita.

· Hacer comidas frugales: que no te dejen una sensación de empacho, pesadez y necesidad de descanso. Recuerda: debemos alimentarnos para recuperar energías, no para agotarlas.

· Hacer entre 4/5 comidas al día: se trata de aportar energía a nuestro organismo periódicamente, cada tres o cuatro horas.

3.         Cuídate más en situaciones  de desgaste
 Dado que el estilo de vida actual suele pecar de exceso de estrés (no de actividad física sino de estrés mental) y contaminación (humo de los coches, fábricas, tabaco, ruidos, estímulos visuales y mediáticos...), nuestro organismo genera más radicales libres y se produce un exceso de  acidificación que rompe nuestro equilibrio gastrointestinal, produciendo un desgaste prematuro de nuestro cuerpo. Este desgaste que puede ser compensado a través de los nutrientes adecuados (antioxidantes y alcalinos).

Si no sabes como mejorar tu forma de alimentarte, deberías hacerlo ya que se puede convertir en tu mejor seguro de vida para tu salud futura. En general, nos resulta difícil llevar una dieta completa día a día.

Y aun creyendo conseguirlo, hay que tener en cuenta otros factores: el estado de las tierras de cultivo (las tierras sobreexplotadas aportan menos nutrientes), el uso de productos químicos en el cultivo y conservación, el tiempo de almacenamiento y transporte, la conservación en
las tiendas, la forma de cocinar los alimentos (los fritos y planchas toxifican los alimentos; los hervidos que desprenden los nutrientes y se pierden en el agua...)

Por otra parte, ten en cuenta las situaciones de desgaste específico: en época de embarazo, menstruación, exámenes, ejercicio físico, etc. para cubrir adecuadamente las  carencias. Una persona anciana no necesita el mismo aporte de nutrientes que un chico veinteañero. Para cada situación (competición deportiva, crecimiento, época de exámenes) se necesita un complejo de nutrientes específico y concreto.

¿Qué necesidades crees que tienes hoy y como las estás cubriendo?

martes, 23 de agosto de 2011

Aprendiendo a Comer


¿Cómo estás de  satisfecho con tu forma de comer actual? 
¿Consideras que tu alimentación es la que mejor se adapta a tu vida y a tu personalidad?  
Tu estado actual, es un signo de como te encuentras ahora, pero no tiene por que ser tu única opción.
 Puedes hacer muchas cosas dirigidas a ordenar tu relación con la comida. En mi caso concreto, descubrí que los carbohidratos estimulaban mi apetito. Cada vez que me apetecía comer algún tipo de bollo, pan, galleta, etc . empezaba y no sabía porque seguía comiendo.. hasta que estaba muy llena. Decidí pararme y pensar por qué estaba haciendo eso, si realmente no tenía hambre.
  • Muchas veces comemos en exceso debido a la indecisión o las pocas ganas que tenemos de hacer lo que nos toca hacer, o a que no sabemos por dónde empezar. Pero es una alimentación emocional que no nos está nutriendo sino haciéndonos daño. Otro truco para mí fue ser consciente unos minutos antes de notar que estaba llenandome, aprender a parar y hacer STOP mentalmente! Si aprendes a hacer esto te tienes que enfocar en la siguiente tarea, ya sea jugar con los niños, leer o trabajar y ponerte a ello enseguida.
  • ¿Te has fijado en  la estética de la comida?. Grandes raciones animan a una comida compulsiva y excesiva. Al final comer una comida selecta despacio es mas nutritiva y saciante, que invertir ese mismo tiempo en una comida rápida y vacía. Los japoneses por ejemplo gastan más dinero en comprar menos comida y de mayor calidad nutritiva, en comparación con EEUU: Las porciones japonesas son mucho más pequeñas, pero las presentan muy bien para poder experimentar y saborear cada bocado. Las cantidades pequeñas te enfocan mas en lo que estas comiendo, en como lo comes y reducen tu ansiedad.
  • A veces la comida se utiliza como una forma de premio o de escape del lugar donde nos hemos metido en nuestra vida. Saber cambiar el foco cuando tenemos estos impulsos de craving o gula, es importante para apreciar la energía, el placer del sabor de esa comida y poder hacer otra cosa sabiendo que luego llegará la hora de otra comida. Puedes probar a comer más veces en menos tiempo, evitando sentir privación y finalmente sintiéndome mejor.

¡Celebra estos pequeños cambios que puedes comenzar a hacer!

Como Conseguir Tus Objetivos de Peso y Salud

Todos sabemos que existen dos factores externos en función de los cuales medir el grado de vitalidad y tu salud actual: la alimentación y la actividad física.

Recordemos algunas medidas generales para mejorar: 
  1. Comer más frutas y verduras, especialmente verduras que alcalinizan el cuerpo y reducen la inflamación, uno de los principales factores en la enfermedad cardiovascular.
  2. Observar nuestras elecciones equilibrando la cantidad de  proteínas, grasas saludables y  carbohidratos que tomamos. Evitar el exceso de azúcar, la harina blanca, y el exceso de productos lácteos que contienen hormonas de crecimiento, antibióticos y “anti-proteínas” difíciles de digerir para muchos.
  3. Tomar suplementos de probióticos al menos, una vez al año. Elegir adecuadamente los yogures con probióticos ya que muchos no contienen suficientes y además están llenos de azúcar y subproductos industriales
  4. Beber suficiente agua.
  5. Ejercitarnos con estiramientos/relajación y aeróbicos en función de nuestras necesidades, etc.

 Y si ya conocemos todo esto ¿qué nos detiene para comenzar a hacerlo?

Una de las causas mayores es que terminamos  "cayendo en la tentación". Alimentos de aspecto apetecible, comidas rápidas y/o dulces que nos seducen por todas partes.
Además la información que nos dan es contradictoria. Hay decenas de dietas en el mercado, cientos de suplementos y programas de ejercicios, comidas recomendadas y restringidas según la fuente de información, etc.

Todo ello dificulta el mantener la concentración en lo que sería adecuado para nuestro objetivo.

                                                ¿Como podríamos combatir estos desafíos?

Ahora esta pregunta tiene una nueva respuesta. 
Un coach de salud  te puede orientar e informar sobre las diversas estrategias que existen para que puedas diseñar tu propio plan de adelgazamiento y consigas mantener tus nuevos hábitos, además de aprender a conectarlos con tus verdaderas motivaciones, para poder superar las barreras previsibles y llegar al estado que deseas.