Descubre la Alimentación Intuitiva

Descubre como la gestión de tus emociones puede permitirte equilibrar tu peso (artículo).

Aprende a comer de manera consciente en nuestros Talleres

Reserva tu plaza y acude a nuestros talleres presenciales en Madrid

Únete a Alimentacion y Emociones y recibe 2 regalos

Suscríbete a nuestra lista y recibe el ebook "Comiendo de manera consciente e intuitiva" y además, consigue un Cupón 2x1 para cualquier de nuestros talleres.

miércoles, 31 de agosto de 2011

3 Consejos para una Alimentación Completa

Una vida de aceptación y apreciación por lo que te rodea es el primer secreto para que te sientas en armonía con tu entorno y que esa energía fluya en tu organismo, manifestándose en el buen funcionamiento de todos los órganos y sistemas de tu cuerpo. Para tener energía es clave tomar conciencia de nuestra alimentación; cuales son nuestros hábitos, nuestras necesidades y como las estamos cubriendo.

 Según nos dice de Marié Morales  en su libro "La anti-edad. Secretos para una vida más larga, joven y sana” nos alimentamos para recuperar energías, no para agotarlas. Para ello, observa estos 3 simples consejos para llevar una alimentación completa:

1.         Cuida lo que comes.
 En los países orientales, tradicionalmente suelen utilizar una regla básica de donde partir: come alimentos vivos y evita los alimentos muertos. Y no se trata de una incitación al canibalismo. Los alimentos vivos, o frescos, suelen ser ricos en nutrientes y pobres en
toxinas, ya que aún no ha empezado su proceso de descomposición.

 Alimentos vivos son las verduras y frutas frescas; tubérculos como las patatas y los boniatos (sin hongos ni brotes); brotes germinados (de soja, lentejas, cebolla, etc.); legumbres y cereales en grano, algas, etc.

Alimentos muertos son las conservas, alimentos deshidratados (como las sopas en polvo), embutidos, pastelería y pastas refinadas (con exceso de azúcar y grasas hidrogenadas) y la comida rápida (hamburguesas, salchichas, “delicias de pollo” , etc.)

2.         Cuida la forma en la que comes
La forma en la que comemos es importante a la hora de poder asimilar bien todos los nutrientes de los alimentos. Es importante:

· Comer despacio, sentado, atento: eso nos hará comer menos y saborearlo más. Evitar comer sin pensar mientras vemos la televisión o trabajamos. Evitar comer rápido y con ansiedad, lo que nos haría comer mucho más de lo que nuestro organismo necesita.

· Hacer comidas frugales: que no te dejen una sensación de empacho, pesadez y necesidad de descanso. Recuerda: debemos alimentarnos para recuperar energías, no para agotarlas.

· Hacer entre 4/5 comidas al día: se trata de aportar energía a nuestro organismo periódicamente, cada tres o cuatro horas.

3.         Cuídate más en situaciones  de desgaste
 Dado que el estilo de vida actual suele pecar de exceso de estrés (no de actividad física sino de estrés mental) y contaminación (humo de los coches, fábricas, tabaco, ruidos, estímulos visuales y mediáticos...), nuestro organismo genera más radicales libres y se produce un exceso de  acidificación que rompe nuestro equilibrio gastrointestinal, produciendo un desgaste prematuro de nuestro cuerpo. Este desgaste que puede ser compensado a través de los nutrientes adecuados (antioxidantes y alcalinos).

Si no sabes como mejorar tu forma de alimentarte, deberías hacerlo ya que se puede convertir en tu mejor seguro de vida para tu salud futura. En general, nos resulta difícil llevar una dieta completa día a día.

Y aun creyendo conseguirlo, hay que tener en cuenta otros factores: el estado de las tierras de cultivo (las tierras sobreexplotadas aportan menos nutrientes), el uso de productos químicos en el cultivo y conservación, el tiempo de almacenamiento y transporte, la conservación en
las tiendas, la forma de cocinar los alimentos (los fritos y planchas toxifican los alimentos; los hervidos que desprenden los nutrientes y se pierden en el agua...)

Por otra parte, ten en cuenta las situaciones de desgaste específico: en época de embarazo, menstruación, exámenes, ejercicio físico, etc. para cubrir adecuadamente las  carencias. Una persona anciana no necesita el mismo aporte de nutrientes que un chico veinteañero. Para cada situación (competición deportiva, crecimiento, época de exámenes) se necesita un complejo de nutrientes específico y concreto.

¿Qué necesidades crees que tienes hoy y como las estás cubriendo?

martes, 23 de agosto de 2011

Aprendiendo a Comer


¿Cómo estás de  satisfecho con tu forma de comer actual? 
¿Consideras que tu alimentación es la que mejor se adapta a tu vida y a tu personalidad?  
Tu estado actual, es un signo de como te encuentras ahora, pero no tiene por que ser tu única opción.
 Puedes hacer muchas cosas dirigidas a ordenar tu relación con la comida. En mi caso concreto, descubrí que los carbohidratos estimulaban mi apetito. Cada vez que me apetecía comer algún tipo de bollo, pan, galleta, etc . empezaba y no sabía porque seguía comiendo.. hasta que estaba muy llena. Decidí pararme y pensar por qué estaba haciendo eso, si realmente no tenía hambre.
  • Muchas veces comemos en exceso debido a la indecisión o las pocas ganas que tenemos de hacer lo que nos toca hacer, o a que no sabemos por dónde empezar. Pero es una alimentación emocional que no nos está nutriendo sino haciéndonos daño. Otro truco para mí fue ser consciente unos minutos antes de notar que estaba llenandome, aprender a parar y hacer STOP mentalmente! Si aprendes a hacer esto te tienes que enfocar en la siguiente tarea, ya sea jugar con los niños, leer o trabajar y ponerte a ello enseguida.
  • ¿Te has fijado en  la estética de la comida?. Grandes raciones animan a una comida compulsiva y excesiva. Al final comer una comida selecta despacio es mas nutritiva y saciante, que invertir ese mismo tiempo en una comida rápida y vacía. Los japoneses por ejemplo gastan más dinero en comprar menos comida y de mayor calidad nutritiva, en comparación con EEUU: Las porciones japonesas son mucho más pequeñas, pero las presentan muy bien para poder experimentar y saborear cada bocado. Las cantidades pequeñas te enfocan mas en lo que estas comiendo, en como lo comes y reducen tu ansiedad.
  • A veces la comida se utiliza como una forma de premio o de escape del lugar donde nos hemos metido en nuestra vida. Saber cambiar el foco cuando tenemos estos impulsos de craving o gula, es importante para apreciar la energía, el placer del sabor de esa comida y poder hacer otra cosa sabiendo que luego llegará la hora de otra comida. Puedes probar a comer más veces en menos tiempo, evitando sentir privación y finalmente sintiéndome mejor.

¡Celebra estos pequeños cambios que puedes comenzar a hacer!

Como Conseguir Tus Objetivos de Peso y Salud

Todos sabemos que existen dos factores externos en función de los cuales medir el grado de vitalidad y tu salud actual: la alimentación y la actividad física.

Recordemos algunas medidas generales para mejorar: 
  1. Comer más frutas y verduras, especialmente verduras que alcalinizan el cuerpo y reducen la inflamación, uno de los principales factores en la enfermedad cardiovascular.
  2. Observar nuestras elecciones equilibrando la cantidad de  proteínas, grasas saludables y  carbohidratos que tomamos. Evitar el exceso de azúcar, la harina blanca, y el exceso de productos lácteos que contienen hormonas de crecimiento, antibióticos y “anti-proteínas” difíciles de digerir para muchos.
  3. Tomar suplementos de probióticos al menos, una vez al año. Elegir adecuadamente los yogures con probióticos ya que muchos no contienen suficientes y además están llenos de azúcar y subproductos industriales
  4. Beber suficiente agua.
  5. Ejercitarnos con estiramientos/relajación y aeróbicos en función de nuestras necesidades, etc.

 Y si ya conocemos todo esto ¿qué nos detiene para comenzar a hacerlo?

Una de las causas mayores es que terminamos  "cayendo en la tentación". Alimentos de aspecto apetecible, comidas rápidas y/o dulces que nos seducen por todas partes.
Además la información que nos dan es contradictoria. Hay decenas de dietas en el mercado, cientos de suplementos y programas de ejercicios, comidas recomendadas y restringidas según la fuente de información, etc.

Todo ello dificulta el mantener la concentración en lo que sería adecuado para nuestro objetivo.

                                                ¿Como podríamos combatir estos desafíos?

Ahora esta pregunta tiene una nueva respuesta. 
Un coach de salud  te puede orientar e informar sobre las diversas estrategias que existen para que puedas diseñar tu propio plan de adelgazamiento y consigas mantener tus nuevos hábitos, además de aprender a conectarlos con tus verdaderas motivaciones, para poder superar las barreras previsibles y llegar al estado que deseas.