Descubre la Alimentación Intuitiva

Descubre como la gestión de tus emociones puede permitirte equilibrar tu peso (artículo).

Aprende a comer de manera consciente en nuestros Talleres

Reserva tu plaza y acude a nuestros talleres presenciales en Madrid

Únete a Alimentacion y Emociones y recibe 2 regalos

Suscríbete a nuestra lista y recibe el ebook "Comiendo de manera consciente e intuitiva" y además, consigue un Cupón 2x1 para cualquier de nuestros talleres.

domingo, 9 de diciembre de 2012

7 Tips para disfrutar en Navidad y no subir de Peso

Llega el final del año y todos tenemos ganas de celebrar. Estamos llenos de compromisos de todo tipo, que incluyen comidas elaboradas, dulces navideños, bebidas y otros platos que, sin darnos cuenta, se acumulan en nuestro cuerpo con la excusa de que “estamos en fiestas”.

El año pasado se podía leer en estudios médicos de investigación para la obesidad que los españoles engordarían una media de tres a cinco kilos durante las Navidades. No se si este dato es completamente exacto, pero lo cierto es  que  podemos empezar el 2013 con un extra de kilos y cargo de conciencia innecesario, por ello, puede interesarte seguir estos consejos:


1. Cocina después de haber comido. Con el estómago vacío puedes caer en la trampa del picoteo constante y acumular poco a poco una sensación de malestar. Céntrate en lo que vas a preparar, la decoración, el menú, etc.

2. Sirve siempre tu comida en un plato, observa el tamaño del plato y la cantidad que deseas comer, sírvete razonablemente y no repitas (es clave para disfrutar de todo y no engordar)

3. Mira los colores, texturas e incluso huele la comida durante 30 segundos o un minuto antes de dar el primer bocado.

4. Conforme comes, siente el sabor de la comida, tu mandíbula masticar, como se mueve la comida de la boca al estómago..Es una sensación placentera y pronto se convertirá en una segunda naturaleza.

5. Si te gustan los dulces no te prives pero escoge solo uno, el que más te guste y disfrútalo sin sentirte culpable por ello.

6. Bebe con moderación, un invitado que no falta en Navidades es el alcohol, pero beber en exceso conlleva ingerir muchas calorías vacías y que además estimulan el apetito. Acuérdate de que el agua es la mejor opción para beber entre horas aunque te permitas esa copita de vino en las comidas.

7. Si te excedes una noche, el día siguiente haz una dieta suave de caldos de verdura y zumos de frutas, mucho agua y ejercicio ( mejor si lo haces regularmente).

Si aún así no sabes por qué no te controlas, te faltan recursos y eres mujer ;)... reserva tu plaza para el curso de enero VIVEMASPESAMENOS donde podrás reordenar tu relación con la comida y descubrir los verdaderos motivos por los que tienes sobrepeso y comenzar a perderlo, sin dejar de vivir.!







sábado, 24 de noviembre de 2012

Malos hábitos nocturnos que engordan y provocan depresión

¿Te duermes con la televisión encendida por las noches?, ¿trabajas con el ordenador en la cama, leyendo etc sin apagarlos para dormir?

Los estudios científicos han detectado que estos malos hábitos pueden tener malos efectos para la salud.

Un estudio realizado por la Universidad de Ohio con ratones, los dividio en dos grupos para analizar este hecho. Al primer grupo se le expuso a una luz tenue durante la noche y al segundo se le mantuvo en oscuridad durante el sueño. Transcurridas ocho semanas, los ratones del primer grupo ganaron un 50% más de peso que el segundo grupo, recibiendo el mismo alimento. Esto concuerda con datos de otras investigaciones que vieron que exponerse  a la luz durante la noche puede trastocar los niveles de hormonas como la melatonina y la leptina, que regulan el sueño, el metabolismo y la sensación de saciedad.



También se ha encontrado relación con el exceso de luz durante el descanso al dormir y los trastornos afectivos. Otro estudio realizado por neurocientíficos de Ohio identificó que la exposición a la luz durante la noche puede aumentar el riesgo de depresión. En los estudios realizados con ratones, después de exponerlos durante cuatro semanas a una luz suave en su descanso nocturno, observaron que eran menos activos y mostraban menos interés por el agua azucarada (algo que atrae mucho a roedores) y estaban mas aletargados, comportamientos son trasladables a una persona con trastornos del ánimo.

La Asociación de Medicina Norteamericana también ha advertido que interrumpir el ritmo circadiano del cuerpo además de poder causar obesidad, aumenta el riesgo de diabetes y problemas reproductivos.

Nuestro cuerpo necesita la alternancia de los ciclos luz-oscuridad para mantener sus biorritmos y funcionar correctamente sin afectar su salud.

Por ello, si no puedes dejar el cuarto completamente a oscuras, o ajustar las persianas, prueba a ponerte un antifaz para bloquear la luz. No sólo vas a dormirte más fácilmente sino que te ayudará  a mantenerte el peso y el buen ánimo.


miércoles, 21 de noviembre de 2012

¿Eres adicto al azúcar?

Es posible que tus constantes caprichos por tomar dulces, chocolates, etc. puedan estar indicando la existencia de una adicción.
Muchas personas sienten la tentación de tomar algo dulce después de cenar, pero este acto aislado y hasta saludable, se está convirtiendo en un problema grave para muchas culturas modernas donde se está condicionando al organismo a tomar esta sustancia en exceso, ya que una gran cantidad de los alimentos que se consumen día a día son procesados, llevan salsas, aliños azucarados, etc.


Las investigaciones advierten que el consumo excesivo de azúcar puede ocasionar graves problemas de salud, como diabetes tipo 2, hipertensión arterial, ictus o demencia.

Y ¿qué se considera demasiado azúcar?

La cantidad de azúcar que puede metabolizar el cuerpo es diferente para cada uno, pero la Asociación Americana del Corazón (AHA) recomienda no más de 6 cucharaditas de azúcar al día en mujeres (cantidad contenida en una lata de refresco normal) y no más de 9 cucharaditas al día en hombres. En un estudio realizado por la AHA en adultos para medir el consumo promedio de azúcar, se obtuvo una media de ingesta de 22 cucharaditas de azúcar al día la mayoría proveniente de los refrescos. (Un truco: el número de cucharadas de azúcar que lleva un alimento o bebida se puede calcular dividiendo entre cuatro los gramos de azúcar que marca la etiqueta por ración de producto).

El hábito o la adicción al azúcar

Una vez que se coge el hábito de tomar azúcar resulta más difícil detenerlo. El Dr. Nicole Avena, Investigador de las Adicciones a Comida y Profesor de Neurología en Princeton opinaba que según los estudios, los cambios químicos que se producen en el cerebro tras el consumo de azúcar son similares a los cambios que se ven después del consumo de drogas. Tomar azúcar en exceso conduce a la adicción y la obesidad, además los alimentos y bebidas azucaradas activan el área de "recompensa" de los centros del cerebro, lo que conlleva un incremento inconsciente del deseo por el dulce.

Pero el problema no se limita solo a los dulces y refrescos, el azúcar forma parte  de muchos productos que aparentemente no deberían contenerlo como ciertas comidas envasadas, salsas de tomate, condimentos para ensaladas, y otros azúcares de alimentos con almidones como las pastas y el pan blanco.

Entonces, ¿Cómo saber si estamos fuera de peligro o podemos ser adictos?

El Dr. Jacob Teitelbaum, autor del libro “Termina YA con tu Adicción al Azúcar”, es un médico internista que estudió la adicción al azúcar y finalmente definió cuatro tipos de comportamientos adictivos:
  • Las personas que están constantemente cansados y recurren al azúcar para subir su energía
  • Las personas que se irritan en exceso cuando van a tomar algo y ven que no hay nada con azúcar
  • Las personas que siempre están comiendo algo dulce, un pequeño dulce, caramelo
  • Las personas con desequilibrios hormonales que recurren al dulce para equilibrar su ánimo
 Según el investigador no existe una cantidad de azúcar diaria que defina una adicción al azúcar, todo depende de cómo se encuentre la persona y el tipo de comportamientos y síntomas que exhiba.

¿Como se puede tratar la adicción?

El Dr. Teitelbaum opina que cuando estás buscando algo dulce constantemente para calmarte o recargar tu energía, hábitos como beber más agua, conseguir llevar una dieta equilibrada, eliminar los refrescos y dormir más horas, pueden ser una alternativa para conseguir aliviar los síntomas y rebajar la necesidad de consumir azúcar.

Otras personas toman azúcar compulsivamente como respuesta al estrés, por lo que es fundamental identificar su fuente de estrés y conseguir gestionarla, para controlar la adicción.



Fuente: Everyday Health.

martes, 6 de noviembre de 2012

Dieta Dukan ¿buena o mala?

La dieta de moda que todo el mundo conoce... aunque no siempre para bien. Muchas personas han perdido peso de forma rápida y sin pasar hambre siguiendo las pautas del llamado método DUKAN.  La OCU y los organismos oficiales califican a esta dieta como peligrosa para la salud y desequilibrada con 3 principales pegas:

  • Pérdida de músculo (si se descuida el ejercicio)
  • Falta de micronutrientes  y vitaminas esenciales (al restringir frutas, cereal., grasas saludables, etc)
  • Toxicidad a largo plazo que puede causar daños debido a la sobrecarga renal/hepática.

En cualquier caso, la opinión de multitud de “practicantes” de la filosofía del francés Pierre Dukan, es que les ha proporcionado una fórmula que les permite perder peso sin pasar hambre y además fomenta hábitos de vida saludables.

El libro de Dukan establece el método de forma muy clara, y de ahí parte el éxito. Bajo mi punto de vista la "fase de ataque" es la que puede tener más peligro, ya que el hecho de perder peso a base de quemar proteínas de forma sostenida (y mas tiempo de lo recomendado) puede ocasionar altos riesgos para la salud.

Al final, si lo analizas globalmente, las claves son las mismas de una dieta compensada: Evitar fritos, rebozados, bollerías, azúcares, etc. y potenciar el consumo de verdura, proteínas saludables y fruta. 

¡Dieta sana y ejercicio son la base para perder peso!

Después de trabajar con muchos clientes en su pérdida de peso a través de la mente, y de mi propio cambio y evolución, puedo afirmar que el perder peso con una dieta pasa antes por otro tipo de trabajo: el trabajo de conocimiento personal.

El reto está en localizar el trasfondo del problema de peso en cada persona y sobre todo su verdadera motivación, su “para qué” final. Si una persona está motivada para perder peso, es el momento de plantearse fórmulas saludables que funcionen sobre la base de renovar en primer lugar, su estilo de vida.

Muchas veces los cambios de conducta centrados exclusivamente en los “qués”, no sirven para ver resultados a largo plazo. Lo verdaderamente imprescindible son los "para qués" y los “comos”: 

  • ¿Cómo voy a plantearme mi alimentación a partir de hoy? 
  • ¿Cómo emprenderé mi cambio de alimentación? ¿Consistirá solo en reordenar lo que como, o necesitaré renovar también mi concepto de salud y  mi estilo de vida?
  • ¿Como voy a comer cuando alcance mi peso deseado? 
  • ¿Como voy a sentirme si no atendiendo las necesidades de disfrute, moderación, diversidad, variedad.. intrínsecas a mi propia naturaleza? 

lunes, 1 de octubre de 2012

¿Conoces las consecuencias de comer compulsivamente?

El comer de manera compulsiva es el trastorno de conducta alimentaria mas común, y en la mayoría de los casos, acaba acarreando problemas de exceso de peso. Las personas que son "comedores compulsivos" acaban por utilizar la comida como forma de manejar y evadir sus pensamientos, emociones y sentimientos, cayendo en un círculo vicioso donde la comida es la única respuesta a su angustia, su estrés y su dolor.

Salir de la compulsión puede ser el reto mayor de su vida, ya que tras ese comportamiento malsano, se esconden los verdaderos problemas que hasta el  momento, ha sido incapaz de desenmascarar.  


Los comedores compulsivos al igual a aquellas las personas que padecen otros trastornos relacionados con el comer, pueden experimentar consecuencias graves en su salud como:

Alteraciones físicas
Alteración en la presión arterial, riesgo de enfermedad en el corazón, diabetes, aumento de colesterol, aumento de catarros, bronquitis y neumonía, entre otras más descritas.

Alteraciones psicológicas y emocionales
Miedo e inseguridad personal, autoestima baja o poco saludable y sentimientos de culpa, vergüenza, enfado, tristeza, infelicidad, sentimiento de vacío,ansiedad, insomnio,depresión, entre otras..

La persona que identifica un desorden en su relación con la comida, ya sea mediante el abuso junto con periodos de restricción, o el "craving" hacia ciertos alimentos, en muchas ocasiones tiene problemas para llegar a la raíz de su mal y solucionarlo por si solo. Además estas reacciones compulsivas, pueden obedecer a vínculos inconscientes que ni siquiera ha llegado a desvelar.

 Un plan integral individualizado puede ayudar de forma eficaz a gestionar los miedos que obstaculizan este  cambio de hábito tan frecuente, y puede mover hacia la toma de conciencia y el abandono de esa dependencia destructiva, cuyo logro puede acortarse de la mano de un coach de salud.


martes, 21 de agosto de 2012

¡Cuidado con las "Calorias Vacías"!

Normalmente los alimentos que tenemos mas a mano, son los que mas engordan.  No nos engañemos, en la mayoría de los casos no es hacer las comidas estipuladas lo que nos engorda, sino todo lo que podemos ir picando entre horas,que consciente o inconscientemente, está cubriendo de forma errónea nuestras necesidades físicas y psicológicas.


Todo el mundo se ha visto alguna vez tentado en comer alguna "chucheria" para calmar una necesidad de ingerir algo entre horas, ya sean galletas, chocolates, bebidas azucaradas, etc. Todos estos “alimentos” suelen contener gran cantidad de azúcares, sodio, grasas saturadas, y químicos que hacen que el organismo acumule más peso o no pueda perder el que desearíamos.

Son los conocidos como "alimentos vacíos”, ya que aportan demasiadas calorías pero lo más probable es que acaben por no satisfacer nuestro apetito y, a largo plazo, puedan generar deficiencias de vitaminas, minerales, etc. o incluso aumentar la probabilidad de sufrir enfermedades crónicas (obesidad, diabetes, etc.)

Según la filosofía de la alimentación intuitiva, la privación radical de alimentos no es un camino sostenible para estar saludable. Esporádicamente, se puede necesitar un poco de azúcar, unos tentempiés salados, pero estos hábitos, NUNCA debe convertirse en una rutina.

Para evitar caer en tentaciones, te recomiendo estas claves:

PLANIFICA CON ANTELACIÓN

Un deportista de competición comentaba, “si estás preparado es difícil fallar”.
Si planificas lo que vas a comer durante el día, no tanto como comida principal (que se da por supuesto más saludable), sino entre horas, te puedes ahorrar tiempo y sobre todo muchos kilos de más. Todos estos alimentos pueden ser una opción saludable:

·        Frutas (Por ejemplo, manzana, kiwi,.. troceados) te proveerán de pocas calorías y muchos nutrientes en unas porciones moderadas
·        Frutos secos  (Una ración como puñado de almendras, nueces y pipas sin sal)
·        Verduras  cortaditas (como zanahoria o pepino en tiras con queso bajo en grasa)
·        Yogures desnatados.

COMPRA DE FORMA INTELIGENTE

Tu casa debe ser un espacio seguro y saludable para poder acceder a comida nutritiva en los momentos en que lo necesites.
Para ello lleva una lista saludable al supermercado en la que planifiques tus comidas semanales/mensuales.

Cuando tengas tiempo de cocinar prepara alimentos frescos  en mayor cantidad de la que vayas a consumir en ese momento y congela varios tuppers para poder tirar de ellos en lugar de comida rápida

Cuando tenemos hambre, somos capaces de comer cualquier cosa que se nos ponga a la vista pero, si nos merece la pena cuidar nuestro cuerpo, tenemos que tener precaución y tener a mano comidas saludables.

BEBE AGUA

Las bebidas también aportan calorías. Trata de limitar el consumo de bebidas con azúcar, grasas o alcohol y reemplázalas por agua.Tu estómago se sentirá lleno y reducirás el picoteo entre comidas.  Incluso, hay gente que confunde sed con hambre. Si te mantienes bien hidratado, ¡no tendrás dudas!.

NO ESPERES SENTADO

Hay personas que lo único que hacen cuando empiezan una dieta saludable es pesarse. Si de verdad quieres reducir tu talla, necesitas ponerte en movimiento.

DUERME LO SUFICIENTE

Es algo difícil en época de fiestas, pero es un punto crítico. Si estás muy cansada, tu cuerpo trabajará en forma lenta, conservando las calorías y sin quemar grasas. Por otra parte, cuando uno está cansado, suele comer cualquier cosa. Para evitarlo, ¡cuando tu cuerpo te lo pida, vete a la cama y evadirás tentaciones!

martes, 31 de julio de 2012

5 pasos para cambiar tu relación con la comida, y perder peso

¿Cómo es la manera en que te alimentas? ¿Consideras que tu forma de comer se adapta a tus circunstancias actuales?

Lo que sientas relativo a como te alimentas o tu relación con la comida es un síntoma actual, pero no tiene por que ser tu única opción. Puedes hacer muchas cosas para reordenar esa relación.

En mi caso concreto descubrí que los carbohidratos estimulaban mucho mi apetito. Cada vez que me apetecía picar algo tomaba algún tipo de bollo, pan, galleta, etc. empezaba y no sabía por qué, quería seguir comiendo y luego me sentía muy mal. 

Entonces, decidí parar y fijarme por qué estaba teniendo ese comportamiento, cuando en realidad, no sentía tanta hambre. Fue entonces cuando probé con otro tipo de aperitivo que me nutría y me saciaba más aún (fruta, tortas de arroz, frutos secos,  zumo natural o yogur). 

Hay pequeños detalles que nos ayudan a ganar control sobre lo que comemos y como lo hacemos, y que pueden ayudar a reeducar nuestra forma de comer y nuestro paladar. Veamos algunos que considero importantes:5 pasos para cambiar tu relación con la comida

1. Es importante reparar en la estética de la comida
Grandes raciones en el plato animan a una comida compulsiva y excesiva. Al final comer una comida selecta, más despacio, es mas nutritivo y saciante que invertir ese mismo tiempo en una comida rápida y vacía. Se ha visto que los japoneses, por ejemplo, gastan más dinero en comprar menos comida y de mayor calidad, las porciones son mucho más pequeñas, pero son muy bien presentadas lo cual favorece la experiencia de tomarlas y poder saborear cada bocado. Las cantidades pequeñas te enfocan mas en lo que estas comiendo, en como lo comes y reducen tu ansiedad

2. En ocasiones podemos estar comiendo en exceso debido a la indecisión o las pocas ganas que tenemos de hacer lo que toca después de comer,  o bien,  a que no sabemos por dónde empezar. Realmente, esa alimentación emocional no nos está nutriendo, nos está  entreteniendo y engordando.

3. Unos minutos antes de notar que te estás llenando, prueba a hacer STOP! mentalmente. Aprende a parar. Si enseñas a hacer esto a tu cuerpo, con la práctica, podrás enfocarte directamente en la próxima tarea ya sea jugar con tus hijos, hacer ese trabajo que  tienes pendiente, leer, etc. olvidándote de seguir comiendo.

4. A veces la comida se utiliza como premio o escape a nuestra situación vital. 
Estamos llenando un vacío en lugar de reflexionar sobre qué actividad, persona o recurso sería el paso siguiente, para no seguir atrapados en ese círculo tan improductivo

5. Lo primordial entonces es aprender a cambiar el foco cuando tenemos estos impulsos de craving, poder reflexionar y apreciar la energía, el placer del sabor una comida, pensando que, en unas horas, habrá otra. La idea es comer más veces y menos cantidad, no sintiendo privaciones sino aprendiendo a hacer elecciones más saludables.

Puedes compartir con nosotros trucos que te hayan funcionado a ti,  para conseguir mejorar tu relación  con la comida.

Consciencia y Foco!!

miércoles, 25 de julio de 2012

Por qué la Comida es Adictiva

No es novedad la sospecha de que ciertos ALIMENTOS (o sustancias modificadas como el azúcar refinada, las grasas saturadas, la sal refinada, etc.) provocan un efecto ADICTIVO en el  cerebro, ocasionando las mismas alteraciones químicas que producen mecanismos de reacción similares a los del alcohol o las drogas. Pero, estas sospechas han sido estudiadas a nivel científico.

Suele describirse la adicción como un trastorno del "circuito de recompensa" desencadenado por el abuso de alguna droga. Es exactamente lo mismo que sucede en el cerebro de las personas obesas, dice Gene-Jack Wang, del Laboratorio Nacional Brookhaven, del Departamento de Energía de Estados Unidos [1]  



Eric Stice, neurocientífico del Instituto de Investigaciones de Oregon estudió la propensión de convertirse en adicto a la comida basura. Ese placer innato por la comida impulsa a ciertas personas a comer de más. Pero, irónicamente, justamente porque comen de más, su circuito de recompensa comienza a acostumbrarse y a responder cada vez menos, provocando que la comida cada vez los satisfaga menos e impulsándolos a comer cada vez más para compensar. En el fondo, lo que están buscando es repetir el clímax logrado en sus experiencias gastronómicas anteriores: precisamente lo mismo que se observa en los alcohólicos y drogadictos crónicos. 

Quedan pocas dudas de que la comida basura rica en sal, azúcar y grasas saturadas, genera trastornos en los mecanismos biológicos, que son tan poderosos y difíciles de combatir como el abuso de las drogas.

Y como sugieren estos científicos, ya que el uso de las drogas está reglamentado, ¿no es hora ya de imponer regulaciones más duras a la comida basura?

lunes, 23 de julio de 2012

6 Pautas para una Nutrición Saludable

Se dice que el estómago es la oficina de nuestro cuerpo, ahí se originan los procesos que nos aseguran la supervivencia a través del aprovechamiento de los alimentos. Las digestiones pesadas, la acidez, etc. son síntomas que debemos vigilar a diario, para asegurar nuestro bienestar.

Comer bien, sentados y con tranquilidad puede parecer un objetivo imposible dado el ritmo de vida actual que llevamos. Y cuando a esas prisas le añadimos unos hábitos alimentarios poco saludables, podemos llegar a patologías mas graves que necesiten tratamiento.

Seguir estas pautas sencillas te ayudará a prevenir molestias y a asegurarte una nutrición más saludable:

1.         Come despacio y de forma relajada; dedicando como mínimo de 20 a 30 minutos a cada comida, te saciarás antes y te nutrirás mejor.
2.         Mastica bien los alimentos; recuerda, la digestión comienza en la boca.
3.          No abuses de condimentos; (Ketchup, mostaza, picantes etc.) que irritan la mucosa gástrica y aumentan la acidez de estómago.
4.          No bebas mucha agua durante las comidas o justo después, ya que se diluyen los jugos gástricos y retrasa la digestión. Eso sí, ¡recuerda hidratarte entre horas!.
5.          Evita grandes raciones, bebidas muy frías, fritos, excitantes (café y té, tabaco) y exceso de alcohol.
6.          No te acuestes inmediatamente después de comer. Cuanto más vacío esté el estómago antes de tumbarte, mejor.

¿Como son tus digestiones? ¿Qué tendrías que evitar o añadir para hacerlas mejor?

miércoles, 11 de julio de 2012

Alimentos y bebidas “libres”, para la pérdida de peso

Cuando estamos comiendo lo suficiente para bajar peso pero el hambre aprieta, ¿que podemos hacer?

La primera pauta a seguir es decidir si realmente tenemos hambre o nos enfrentamos a un disparador emocional que nos hace engullir sin sentido.

Si en realidad, nuestro estómago está protestando, son muchos los alimentos saludables que podemos comer/beber, para calmar ese ansia transitoria:

1. Agua
El agua llena el estómago y engaña a los sensores del cerebro como si acabáramos de ingerir comida. El té frío, las infusiones, los zumos naturales y algún refresco diet que otro, también te pueden servir, pero ten cuidado de tomar estos últimos, solo de forma ocasional, ya que suelen contener muchos aditivos perjudiciales para la salud.

2. Verduras
Las verduras tienen pocas calorías, añaden fibra y aportan volumen. Existen verduras cortadas y listas para comer. Las zanahorias, el apio o un tomate en rodajas, son buenas opciones. 

3. Manzanas
La manzana es una elección saludable. Su dulzor es suficiente para ser muy sabroso, sobre todo si la comes fresquita y recién cortada. La manzana es saciante y podemos prepararla combinada de muchas  maneras, como en rodajitas con un poquito de queso bajo en grasa, para tomar entre horas

4. Batidos de proteínas
Los batidos de proteínas complementan  a muchas dietas.  Aquí no vamos a recomendar el utilizarlos de rutina, pero una pequeña cantidad de proteínas añadida a los zumos puede aumentar tu energía y servir como acelerador del metabolismo.

5. Tortas de maíz
Las tortas de maíz sin sal, son un alimento alto en fibra y saludable. Mantén una bolsa de 2/3 siempre contigo. De esa manera puedes comerte la porción que decidas sin acabar con la bolsa entera.

6. Gelatina
Es otro alimento bajo en calorias. Es una sustancia semisólida, incolora, quebradiza que se hincha con el agua fría que se obtiene del colágeno animal. La gelatina no contiene conservantes ni otros aditivos. Está libre de colesterol y de purinas.También existe una gelatina vegetal conocida como agar-agar.

Una de las pautas fundamentales para perder peso es tener preparado de antemano lo que vamos a comer. Sabemos que vendrán momentos de hambre y ansiedad, así que lo mejor es decidir nuestra estrategia de antemano. La mayoría de los errores de cambio de hábitos se comenten en el supermercado. Tener opciones saludables en el frigorífico, es lo que nos ayudará a tomar buenas decisiones, cambiar los hábitos, hará que no nos sintamos privados y reducirá las posibilidades de tener atracones con alimentos insanos.

Valora estas opciones cuando entre el hambre entre horas; satisfarán tu paladar y tu cintura.!

martes, 26 de junio de 2012

¿Como puedo adelgazar rápido?

En verano, nuestra mente enciende el automático para disculparnos de tantos momentos en los que, disfrutar del exceso de comida y bebida, se coloca por encima de cualquier otro objetivo para nuestro bienestar. Todo esto está muy bien, pero no tiene por qué estar reñido con la toma de consciencia sobre nuestros hábitos. 


Si queremos tener autoestima y disfrutar el verano con salud comprendamos que nuestro cuerpo tiene memoria y luego nos hará pagar los excesos, si no sabemos actuar a tiempo.

Y ¿cómo actuar para disfrutar de la comida sin acumular kilos de más y gestionar nuestra necesidad de ser feliz, disfrutar el verano y al mismo tiempo cuidar de nuestra salud?

1. La primera recomendación es que nos olvidemos de las dietas restrictivas. Estas solo contribuyen a aumentar nuestra ansiedad  y conducen a múltiples desórdenes alimentarios.

2. Se consciente de todas las excusas que te sueles poner ante la falta de control y utiliza la comida para alimentarte. Se consciente de cuando estás comiendo por ansiedad, para tapar conflictos familiares, cuando estás solo, nervioso, etc. Si estás comiendo por motivos emocionales, acude a un coach de salud  cuanto antes y reprograma este comportamiento autodestructivo de una vez.

3. Date permiso para disfrutar de algún capricho, pero aprende a  “comer de forma intuitiva”. Es la mejor manera que existe de regular el peso a largo plazo. Al contrario de lo que se podría creer, el “comer intuitivamente” no llama a alimentarse de manera poco saludable, sino que motiva a quienes lo siguen, a saber reconocer las necesidades de su organismo y escoger los alimentos que le nutren.

4. Aprende a identificar las “calorías vacías”. Se encuentran en ciertos “alimentos” que debemos comer con mucha moderación, si queremos perder peso. Estos alimentos no nos aportan nada, si acaso un placer momentáneo, porque suelen ser bastante tentadores. No digo que no se puedan consumir ocasionalmente, pero mejor si los dejamos para estas ocasiones especiales y no para nuestra dieta diaria. ¿Que “alimentos vacíos” conoces?

5. Reprograma tus hábitos automáticos. Nos acostumbramos a actuar de una forma determinada para comer. Por ejemplo, a la hora de comer pedimos pan y un refresco. Es algo que sale espontáneamente y al final, se convierte en una conducta automática que puede estar perjudicándonos. Si observas bien y te haces consciente te darás cuenta de la importancia que tienen tus costumbres en las acciones cotidianas de cada día y el efecto sobre tu salud.

Y si aún así, te preguntas ¿Por qué no adelgazo si casi no como?
¡Cada cuerpo es un mundo! Tu coach de salud va a investigar contigo más allá de tu dieta.

¿Sabes que el estrés y la falta de suficiente descanso te frenan a la hora de adelgazar?
Tus hormonas, tu constitución, el tipo de comida, las horas entre comidas, el ejercicio físico, la ingesta de agua y otras bebidas...TODO es importante, lo grande y lo pequeño, lo que haces y sobre todo como piensas. Tus “MALOS HABITOS”

Desde hace años, vengo practicando los principios de la “alimentación intuitiva”, una filosofía de salud, que consiste en comer basándose en la sensación de hambre y la de plenitud, en lugar de hacerlo basándose en emociones o situaciones.

Parte del trabajo con tu coach se basa en investigar, estabilizar, identificar tu dieta y sobre todo, cambiar tus hábitos emocionales. A partir de este punto, empezarás a adelgazar de una manera natural, sana y con hábitos individuales y sostenibles para toda la vida.

viernes, 22 de junio de 2012

¿Te has fijado en cuándo comes?

Comer respetando unos horarios, y guardar periodos de 'descanso', es crítico si deseas  prevenir el aumento de peso y reducir el riesgo de enfermedades metabólicas.

El “no picar entre horas”, ese consejo que hemos escuchado a médicos, nutricionistas, madres preocupadas por controlar nuestro peso, ha sido ratificado en un estudio científico como imprescindible para mantener un peso y estilo de vida saludable.

Tan importante es que se come como cada cuanto tiempo se come. De hecho, algunos estudios han demostrado que en personas que trabajan por turnos o de noche, existe un vínculo entre la alteración de los ritmos de descanso diurnos o nocturnos, y la aparición de enfermedades como la diabetes.

El  estudio se realizó en ratones a los que se les alimentaba durante 18 semanas con dieta estandar y otra alta en grasas, algunos tenían acceso libre a la comida y otros un horario limitado  de ocho horas. La ingesta energética diaria a lo largo del estudio fue equivalente. Pues bien, tanto los ratones que tomaron una dieta alta en grasas como los que comieron una dieta normal, estuvieron protegidos de la obesidad siempre que comieran en un horario restringido. Además mostraron mejoras en su ritmos metabólicos, en el peso, y en la resistencia a la insulina, en comparación con los que comieron a cualquier hora.

El investigador principal, Satchidananda Panda, explica que hasta ahora el foco ha estado en lo que comen las personas y no en cuando lo comen.

Estos postulados están alineados con los postulados de la alimentación intuitiva, que practicamos en los talleres de alimentaciónyemociones, y que facilitan el reconocer el hambre y responder principalmente a estímulos biológicos, reprogramando patrones alimenticios para comer ordenadamente y no obedeciendo a simples impulsos emocionales.

Con una buena disciplina de comidas el organismo por si solo puede  ajustar su sistema energético, lo que suele derivar en un peso mas compensado.

Aunque todavía no hay estudios para demostrarlo, los resultados empíricos demuestran que es mejor dejar  los hidratos de carbono, para consumirlos durante el día que hay más actividad y dejar para la noche las proteínas y las verduras.

¿Eres consciente de como te alimentas entre horas? ¿Sabes a que responden esos impulsos? ¿Crees que influyen en tu peso?




sábado, 16 de junio de 2012

5 Tips para romper la meseta en la pérdida de peso

Se conoce por "meseta de la pérdida de peso", ese momento en que la persona deja de perder peso, es decir, se estanca en la pérdida de peso, a pesar de mantenerse comiendo dentro del programa de dieta baja en calorías, saludable y practicando la misma actividad física diaria que venía realizando cuando estaba perdiendo peso.

Esto podría ser normal, ya que la pérdida de peso puede hacerse más lenta o detenerse. Esto sucede en todas las personas que están en un programa de pérdida de peso, lo importante es que no pierdan todo el progreso que han tenido.

¿Por qué ocurre la meseta en la pérdida de peso?
Al iniciar un programa de pérdida de peso, con una dieta hipocalórica y equilibrada, ocurre una pérdida de peso muy rápida, que se debe especialmente a la perdida de liquido en el cuerpo, esto es debido a que al reducirse la ingesta calórica, el organismo obtiene la energía necesaria a partir del aumento del metabolismo, a partir de las reservas de grasa y de glucógeno, (un carbohidrato), que se encuentra en el hígado y en los músculos, (el glucógeno retiene el agua) y al consumirse este, se libera el agua, resultando en pérdida de peso sustancial. Cuando se comienza a perder músculo, disminuye el metabolismo, por lo que se comienzan a gastar “quemar” menos calorías que en el inicio de la dieta, incluso haciendo la misma actividad física. Esto lleva a un nuevo equilibrio, en donde el metabolismo es más lento, llevando a la famosa MESETA del peso.

Tips para Romper la Meseta de la Pérdida de Peso

- Revisa tus hábitos: Evalúa lo que has estado comiendo y el tamaño de las porciones y/o si ha disminuido tu actividad física diaria.
- Reduce 200 calorías más al día: Solo si es no te pones por debajo de 1.200 calorías al día, ya que menos te haría sentir mucha hambre, lo que no sería sostenible por mucho tiempo y se corres el riesgo recuperar el peso perdido más.
- Aumenta la cantidad de ejercicio: Aumenta el tiempo de ejercicio en unos 15 a 30 minutos más, o si sientes que puedes, intentar aumentar la intensidad de ejercicio.
- Considera agregar ejercicios de resistencia: Los ejercicios que ayudan a aumentar la masa músculo. Esto le ayudara a aumentar su metabolismo y la pérdida de peso.
- Trata de aumentar la actividad física en general: Utiliza menos el coche, usa la bicicleta para ir al mercado, haz el jardín o la limpieza de la casa.





Fuente. Codeco Nutrilife



lunes, 4 de junio de 2012

El Adolescente Obeso

Ser adolescente y tener exceso de peso, es un problema inmenso para muchos de los jóvenes de hoy en día que, teniendo mas o menos propensión a engordar, llevan unos hábitos de vida sedentarios (consolas, redes sociales, estudio, etc.).

En esta edad, existe una especial preocupación por el aspecto físico y cualquier kilo de más puede pesar demasiado, no solo en su cuerpo sino en su ánimo.

En este sentido la familia cumple un papel fundamental para detectar si el chico/a está entrando en unas malas rutinas y estimular su alimentación, actividad, descanso, etc. de forma saludable.

El cuerpo está diseñado para el movimiento, y mas aún durante la adolescencia, donde están desarrollando su crecimiento inicial a través de rutinas que luego se transformarán en hábitos más arraigados. Por ello es necesario animarlos desde el entorno:

Cuando hay problemas de  sobrepeso u obesidad, la alimentación y rutinas del joven son factores clave. Estate al tanto por si tu hijo/a necesita:
  • Cambiar los hábitos de comer (comer despacio, desarrollar una rutina)
  • Planificar mejor las comidas y seleccionar alimentos más sanos (menos grasas y dulces)
  • Observar las porciones y el equilibrio en sus comidas principales
  • Estimular su vida  activa o el ejercicio
  • Realizar comidas en familia y apagar la TV o el ordenador
  • Consumir mas frutas y verduras mediante platos más "seductores"
  • Comer meriendas y aperitivos saludables
  • Acostumbrarse a tomar agua entre horas y eliminar los refrescos
  • Reeducar su alimentación mediante un programa de alimentación saludable
  • Apoyo emocional para calmar sus emociones de forma ecológica
  • Trabajar desde la mente para sanar asociaciones malsanas con la comida
Como padres, podemos estar mas atentos y reforzar la autoestima de nuestros hijos. Pero ¿como?
Destacando sus puntos fuertes, sus cualidades como el ser humano único que es y no enfocándonos exclusivamente en su físico.


El exceso de peso puede acarrear complicaciones de salud, como diabetes, hipertensión, colesterol alto, pero también va arrastrando conflictos existenciales en los jóvenes, pudiendo provocar depresión, ansiedad y obsesión sobre su imagen que liberan alrededor de la comida.

Cuando se atajan los problemas a tiempo, tienen mejor solución.!






viernes, 1 de junio de 2012

Qué Comer durante el Embarazo

La alimentación es clave durante los meses de embarazo. Un ser nuevo vive en nosotras y hay que prestar más atención. Esto no quiere decir que comamos por dos y de manera exagerada, sino que tomemos mas consciencia de que  debemos atender a la sensación de hambre y discernir de otras sensaciones que se desencadenan del propio embarazo.

Te invito a leer estas recomendaciones sobre el “que” comer y a seguir el blog para aprender que hábitos de “como” y “cuando” son fundamentales para hacerlo de manera saludable:

- Siempre es preferible elegir alimentos frescos, evitando precocinados
- Con respecto a las formas de cocción, las más adecuadas son a la plancha, al vapor, hervidos o al horno.
- No tomar alimentos fritos, saltados, rehogados y rebozados a diario, solo consumirlos ocasionalmente.
- Evitar las carnes muy grasosas y  embutidos
- La sal debe reducirse, para evitar una posible retención de líquidos
- Evitar alimentos en salsas, salazones, ahumados y excesivamente picantes.
- No es bueno abusar de la repostería o bollería, ya que aportan grasas saturadas y un exceso calórico.
- Beber abundante agua. Se recomienda beber al menos 1 litro de agua por día. Durante el embarazo el aumento de hormonas provoca que el organismo retenga líquidos. Por ello, beber abundante agua ayuda a combatir este problema convirtiéndose en el mejor diurético natural. Además previene el estreñimiento, reduce las náuseas, elimina el sodio en exceso, mejora la piel y previene infecciones urinarias entre otros beneficios.
- Abstenerse totalmente del consumo de cualquier bebida alcohólica, ya que el alcohol es una de las causas de anomalías fetales. Nunca debe olvidarse que al feto llegan todas las sustancias ingeridas por la madre.
- No excederse en la ingesta de marisco ya que podrían ocasionar alguna reacción alérgica.
- Tomar a diario fruta y verdura
- Evitar bebidas gaseosas y azucaradas ya que su aporte calórico es alto y su valor nutritivo es nulo.
- El aporte de fibra mejora problemas de estreñimiento. La actividad y ejercicio diario, favorece la salud y buen funcionamiento intestinal.

Siente los beneficios de una alimentación saludable, durante tu embarazo.

sábado, 26 de mayo de 2012

Vive más, pesa menos!

A veces el hecho de pensar como todo el mundo piensa, nos hace obtener lo que todo el mundo obtiene y por tanto, ¿no nos estaremos equivocando de alguna forma?.

Por ejemplo, cuando se trata de adelgazar, se suelen cometer este tipo de equivocaciones: 
Mucha gente piensa que está estancada, que es desagradable porque tiene sobrepeso, que "apesta",  pero... la realidad es que en muchos casos, se mantienen gordos porque su vida no es agradable, está estancada o les disgusta. 

Cuando no nos aceptamos como somos, cuando no buscamos activamente la diversión, la pasión y el placer en nuestra vida, la comida puede llegar a convertirse en nuestra única fuente de entretenimiento, comodidad y emoción.

Descubre aquello que te gusta, indaga en tus fortalezas, conecta con gente afín a ti y comienza a perder peso, paso a paso. 

Piénsalo, prueba a vivir más, y ¡pesarás menos!

miércoles, 16 de mayo de 2012

Comidas adictivas y sustitutos

Hay que reconocerlo: hay comidas que son adictivas e irresistibles, aunque lamentablemente, suelen ser muy perjudiciales para la salud.

Sin embargo y por suerte, existen algunos sustitutos que también pueden hacerte pasar un buen momento culinario.

Alimento adictivo: Bebida gaseosa

La cafeína contenida en todo tipo de refrescos libera dopamina en el cerebro y el azúcar libera serotonina. Los refrescos (tanto los comunes como los de dieta) no son buenos para la salud y fomentan el sobrepeso.

Sustituto saludable: Té verde o té negro helados

El té verde o el té negro helados también liberan dopamina en el cerebro y brindan una buena dosis de antioxidantes, efectivos para combatir enfermedades y promover la pérdida de peso. Si desea endulzar su té, hágalo con stevia.

Alimento adictivo: Patatas fritas

¿Por qué las papas fritas gustan tanto? Porque toda su grasa libera mucha dopamina en el cerebro. Se trata del mismo producto químico que se libera cuando se consume alcohol.

Sustituto saludable: Apio o pimiento

El apio sumergido en alguna salsa saludable puede liberar dopamina en el cerebro al igual que lo hacen las papas fritas. Lo mismo ocurre con los alimentos picantes o con opciones como pimientos o zanahorias con hummus.

Alimento adictivo: Pizza

Nada más delicioso que el queso o mozarela derretidos. Sin embargo, sólo una rebanada contiene 2/3 de la ingesta diaria recomendada de grasa saturada.

Sustituto saludable: Pizza

No es necesario sacrificar el gusto de comer una pizza, porque puedes preparar una saludable, por ejemplo, con una masa bien delgada de harina integral, salsa de tomate fresca y queso desnatado bajo en calorias.


Ref: CodecoNutrilife. A. Borghi

lunes, 14 de mayo de 2012

2 Efectos de las Emociones sobre "el Comer"

Quien no se ha visto sumido en algún período de preocupación extrema...

Es como si la cabeza estuviese en constante actividad, dándole vueltas a todo y  generando estados de preocupación y ansiedad que nos quitan el sosiego y el orden, también en nuestra  alimentación.

Todo ello va generando un estrés interno que suele involucrar dos factores:
Estómago y comida.

Es evidente que, a parte de la genética y el entorno, los estados emocionales son una de las causas que afectan nuestra salud, desencadenando trastornos que afectan nuestra alimentación.

1. Cuando nuestro cuerpo acusa una tensión mental, nuestra digestión se trastorna, afectando no solo a lo que comemos sino a los procesos para digerir la comida.

2. El segundo elemento que se afecta es nuestro apetito. En algunas personas se produce un bloqueo  y es como si tuviesen "un nudo en el estómago", cerrando sus ganas de comer. Otras, por el contrario, sienten la necesidad de comer cada vez mas de determinados alimentos, de forma compulsiva.

De ahí la importancia de poner atención a nuestras experiencias vitales, como gestionamos las emociones que desencadenan y que pensamientos nos generan.

-  1. Estar muy preocupado puede generar estrés, y del estrés sostenido a la ansiedad hay un paso. Estos estados hacen que se trastoque nuestro apetito y digestión
-  2. Por ello, es necesario abordar cuanto antes "la causa" lo que nos preocupa, controlando nuestro dialogo interno y tomando acción para modificar el aquel hábito que necesitamos cambiar.

La compulsión o restricción con la comida son "síntomas" que denotan un desequilibrio vital. Si hay algo necesario para poder asimilar y deleitarnos con los placeres del buen comer, es el tener armonía emocional y viceversa; toda armonía emocional nos lleva a comer de forma compensada y equilibrada, a disfrutar sin engordar.

Por ello, dejar pasar el tiempo no es una solución, porque estos estados de inconformidad o estrés, pueden seguir actuando a nivel inconsciente (sin darnos cuenta), aunque mitiguemos transitoriamente sus efectos.

¿Como afectan tus emociones a la hora de comer? ¿Relacionas el buen comer con el equilibrio emocional?


domingo, 22 de abril de 2012

Como Abandonar tu Lucha con la Comida y Alcanzar tu Peso Ideal

El deseo de comer cuando no se tiene hambre, suele esconder una necesidad no cubierta, de otro tipo. Lo que suele suceder, es que no somos conscientes de cual puede ser.

La comida se convierte en un recurso fácil a la que acudimos cuando nos asalta el aburrimiento, los problemas o la necesidad de sentirse premiado.

Para cambiar estos comportamientos, lo primero que debemos hacer es ser conscientes de ellos. La manera de conseguirlo es llevar un "autorregistro de alimentos" durante una semana, registrando todo lo que comemos y calificando ese consumo como saludable o no.

Al aumentar la consciencia de nuestro comportamiento vemos la incoherencia de nuestros comportamientos automáticos y nos sentimos más responsables de hacer algo para solucionarlo.

Una vez que te das cuenta de las  motivaciones que te hacen comer, puedes adoptar muchas estrategias para cambiar de conducta.

Por ejemplo, estas que te sugiero a continuación:

- Antes de que llegue el momento en el que sabes que vas a comer sin hambre, ten preparado un "plan alternativo". Por ejemplo, hacer algo que te guste como: dar un paseo, darte un baño, echar unas canastas en la cancha de baloncesto, etc., algo que te tenga ocupado en una sola actividad.. Es fundamental que sea una actividad que te agrade realmente, sino, antes o después volverás la comida.

- Si te pillas comiendo y quieres parar, toma control de tu diálogo interno: Puedes decirte “voy a comer menos de lo que he estado haciendo hasta ahora, masticaré más despacio y me sentiré mucho mejor”.

- A parte de fijarte mas en lo que comes y en la manera de hacerlo puedes ir modificando tus elecciones de comida.  Existen ciertos alimentos que contribuyen a engordar si se toman día a día y en cantidad. Se trata de los “productos blancos”(harinas blancas, azúcar blanco, leche entera) y por supuesto el alcohol.

No hay que olvidar que ciertos químicos, conservantes y excitantes artificiales no pueden ser metabolizados  (como es el caso de los fritos, bebidas gaseosas etc.) y contribuyen a obstaculizar nuestra digestión y acidificar los tejidos y la sangre.

Mi filosofía es que  se puede comer de todo, pero siempre teniendo en cuenta las cantidades, las combinaciones y las motivaciones que nos llevan a hacerlo.

La  reeducación que propone la alimentación intuitiva,  junto con el trabajo emocional (a nivel mental), es una de las herramientas mas potentes que he encontrado, no solo para perder peso, sino para ganar poder personal. Pero, nada transforma tanto a la persona como el vivir sus propias experiencias y ponerlas en práctica.

Esta es una de las claves del curso “Emociones que engordan al que puedes asistir esta primavera para abandonar de una vez tu batalla con la comida y conquistar de forma duradera tu peso ideal.

¿Te animas? Reserva tu plaza para la próxima convocatoria e infórmate aquí cuanto antes!


viernes, 13 de abril de 2012

3 Claves para calmar el Hambre Emocional y conseguir tu Peso Ideal

¿Estás de  satisfecho con tu forma de comer?


¿Vives en batalla permanente entre la comida y tu?

¿Consideras que tu alimentación es la que mejor se adapta a tu vida y a tu personalidad?


Tu estado actual es un signo de como te encuentras ahora, pero no tiene por que ser tu única opción.


Puedes hacer muchas cosas desde ti mism@, para reordenar tu relación con la comida y liberarte de esta preocupación. 


En mi caso concreto, descubrí que los carbohidratos estimulaban mi apetito. Cada vez que me apetecía comer algún tipo de bollo, pan, galleta, etc . empezaba y no sabía parar.. hasta que estaba muy llena. Decidí trabajar en ello ¿por qué estaba haciendo eso, si realmente no tenía hambre? Estas tres claves comenzaron a reordenar mi comportamiento:


1.) Muchas veces comemos en exceso debido a factores que nada tienen que ver con la nutrición o el placer. A veces por indecisión, por pereza de comenzar con lo que nos toca hacer, etc. Pero este hambre emocional no nos está nutriendo a ningún nivel, sino haciéndonos daño. Una de las pautas que  tomé  es tener consciencia, unos minutos antes de notar que estaba llenandome, aprender a hacer STOP mentalmente! Para ello comencé a enfocarme en la siguiente tarea (ya fuese jugar con los niños, leer o trabajar) y ponerme a ella enseguida


2.) Otro punto importante es reparar en la estética de la comida. Grandes raciones animan a una comida compulsiva y excesiva. Al final, comer una comida selecta es mas nutritiva y saciante, que invertir ese mismo tiempo en una comida rápida y vacía. Las porciones japonesas por poner un ejemplo, son mucho más pequeñas, pero se presentan tan bien que puedes experimentar y saborear cada bocado. Las cantidades pequeñas te enfocan mas en lo que estas comiendo, en como lo comes y reducen tu ansiedad.


3.) ¿Quién no se ha sorprendido utilizando la comida como una forma de premio o de escape?. Estos impulsos repetidos, contribuyen al aumento de peso y generan emociones muy negativas. Saber cambiar el foco cuando tenemos estos impulsos de craving (comer compulsiva mente), es importante para no silenciar la capacidad de escucha de nuestra verdadera hambre. Prueba comer más veces en menos tiempo (cada 3 horas), evitando así sentir privación y minimizando los arrebatos de devorar lo primero que encuentres por la nevera.


Si deseas profundizar sobre tu propia  conexión Mente-Emocion-Cuerpo y adoptar hábitos alimenticios saludables que te lleven a conseguir tu Peso Ideal, acude al próximo curso que se celebrará la jornada del 28 de Abril en el centro Kinesia, o envía un mensaje a emociones@salutis.es para reservar tu plaza.

¡Te esperamos!

 (Plazas limitadas, Reserva por orden de inscripción)

miércoles, 21 de marzo de 2012

5 Razones para la Obesidad

Lo que  nos gusta comer día  a día, pero, también nuestro estilo de vida (nuestros hábitos), son para mi las dos razones básicas que configuran a una persona que tiene un peso saludable frente a otra que tiene exceso de peso u obesidad.

Recientemente leía un artículo sobre las razones por las que la obesidad había tomado dimensiones epidémicas realizadas por la dietista estadounidense Maryann Tomovich.

Os resumo los 5 factores que señala como puntos de inflexión para que se hayan disparado las estadísticas de obesidad de muchos países (como EEUU):   

  1. Ya no se cocina: Las comidas de familia que antes eran más frecuentes y se consideraban prioritarias, ya no se celebran con regularidad. Niños y mayores suelen comer fuera. Este hecho hace que muchas personas nunca aprendan a cocinar. (Según una encuesta realizada por Impulse Research, un tercio de la gente no sabe cómo cocinar)

  1. Demasiados dulces y grasas: La comida “basura” está disponible con demasiada frecuencia. Los alimentos procesados, azucarados y las raciones excesivas y saciantes están presentes en muchos      restaurantes, centros comerciales, supermercados etc

  1. No se come relajado: El modo de vida actual suele ser extenuante en cuanto a trabajo y actividades, teniendo menos tiempo libre  que nunca. El estrés se ha relacionado con el aumento de peso y favorece un comportamiento excesivo frente a la comida. El estrés no deja espacio para planificar comidas, hacer ejerció, etc.

  1. Poca o nula actividad física: Como comentábamos antes, si no se hace ejercicio, no se queman las calorías, ni se estimula el funcionamiento hormonal, circulatorio, respiratorio,  metabólico.. adecuado para  nuestro organismo.

  1. Demasiadas Dietas: La respuesta al problema del peso ha llegado en forma de dietas a veces muy simplistas. El exceso de restricciones, normas etc. pueden generar problemas psicológicos como la ansiedad. Las dietas crónicas también da lugar a lo que en alimentación intuitiva se llama “mentalidad de dieta”, alimentando el círculo vicioso de la restricción, la pérdida de peso, consumo de alimentos placenteros y nuevo aumento de peso, además de los conocidos efectos rebote.

Por ello, antes de tomar decisiones precipitadas de cómo adelgazar y cuando ponernos “a dieta”, es mejor observar nuestra realidad individual, analizar nuestro estilo de vida e introducir cambios adecuados y progresivos que se ajusten a nuestra situación personal.

Esto facilitará la adherencia al cambio y el cambio de hábito que generará cambios saludables en otras áreas de nuestra vida.

¿Qué hábitos de alimentación llevas? ¿Están acordes a un estilo de vida saludable?

miércoles, 14 de marzo de 2012

La Necesidad oculta Detrás de los Kilos

Como profesional del cambio de hábitos para la salud, me encuentro cada día con personas que desean perder peso.

Perder peso es algo sencillo, ¿no crees? ... a no ser que, ese peso, tenga un significado para nosotros más allá de la comida y el placer que nos puede proporcionar.

Louis Hay en su libro “Usted puede sanar su vida”, hace un análisis sutil de estos casos y llega a una brillante conclusión.  El exceso de peso representa  “una necesidad de protección”. En muchos casos, la persona trata de protegerse de las heridas, agravios, críticas, abusos e insultos, de la sexualidad y de un miedo general a la vida.

Louis explica que ella no tiene tendencia a engordar, pero cuando se siente insegura e incómoda suele experimentar un aumento de 2 o 3 kilos. Cuando la amenaza desaparece, el exceso  de peso también se va.

Su conclusión es que luchar contra la obesidad es perder tiempo y energía. Las dietas no funcionan, porque cuando se las interrumpe el peso, vuelve a aumentar.

Demasiados padres piensan que cualquier problema que tengan sus hijos se soluciona atiborrándoles de comida. Los niños, cuando crecen, cada vez que tienen un problema se quedan hipnotizados frente al frigorífico diciéndose “no se muy bien que es lo que quiero”.

Amarse y aprobarse, confiar en el proceso de la vida y depositar seguridad interna en el conocimiento del poder de nuestra propia mente, son los elementos básicos de la mejor dieta que conozco.

¿Quieres quedarte hoy con esta reflexión?. Si es el caso, puedes observar como te refugias de algún modo detrás de esos kilos y que necesitas en realidad. 

Puedes consultarlo conmigo o compartir cualquier inquietud.


domingo, 5 de febrero de 2012

Causas de la Obesidad


 Veamos, de manera rápida, 5 de las causas más importantes que nos llevan al aumento de peso y la obesidad:

El sedentarismo
Constituye un verdadero riesgo de obesidad. El tiempo de actividad física es cada vez más limitado, sin contar que las actividades cotidianas que queman calorías, son a menudo descuidadas: marcha,  escaleras, bicicleta

La genética (herencia)
Un niño tiene un elevado riesgo de volver obeso si alguno de sus progenitores son obesos. Esto está relacionado con el hecho de que, los factores genéticos son transmitidos y  además, otra de las causas adyacentes son los malos hábitos alimenticios de la familia, que se adquieren, lo que facilita la ganancia de  peso.

Los factores psicológicos
El estrés crónico podría ser un factor de obesidad. Otros factores como las emociones negativas cotidianas (rabia, depresión, ansiedad…) provocan un comportamiento excesivo frente a la comida que favorece la ganancia de peso.

Las hormonas
El hipotiroidismo, la menopausia o ciertos modos de contracepción pueden favorecer el almacenamiento de grasas y aumentar el riesgo de obesidad.

El estilo de vida
El no desayunar, comer mucho fuera, la comida rápida, el exceso de azúcares, las bebidas gaseosas, etc. nos provocan malas digestiones, calorías vacías y un desorden que acusa nuestro metabolismo y nuestro  cuerpo físico.

¿Te ves representado por alguna de ellas? ¿Vas a hacer algo al respecto? ¿Qué posibilidades de éxito tendrías si realizaras tu cambios sol@? ¿Qué posibilidades de la mano de un Coach de Salud?