viernes, 13 de abril de 2012

3 Claves para calmar el Hambre Emocional y conseguir tu Peso Ideal

¿Estás de  satisfecho con tu forma de comer?


¿Vives en batalla permanente entre la comida y tu?

¿Consideras que tu alimentación es la que mejor se adapta a tu vida y a tu personalidad?


Tu estado actual es un signo de como te encuentras ahora, pero no tiene por que ser tu única opción.


Puedes hacer muchas cosas desde ti mism@, para reordenar tu relación con la comida y liberarte de esta preocupación. 


En mi caso concreto, descubrí que los carbohidratos estimulaban mi apetito. Cada vez que me apetecía comer algún tipo de bollo, pan, galleta, etc . empezaba y no sabía parar.. hasta que estaba muy llena. Decidí trabajar en ello ¿por qué estaba haciendo eso, si realmente no tenía hambre? Estas tres claves comenzaron a reordenar mi comportamiento:


1.) Muchas veces comemos en exceso debido a factores que nada tienen que ver con la nutrición o el placer. A veces por indecisión, por pereza de comenzar con lo que nos toca hacer, etc. Pero este hambre emocional no nos está nutriendo a ningún nivel, sino haciéndonos daño. Una de las pautas que  tomé  es tener consciencia, unos minutos antes de notar que estaba llenandome, aprender a hacer STOP mentalmente! Para ello comencé a enfocarme en la siguiente tarea (ya fuese jugar con los niños, leer o trabajar) y ponerme a ella enseguida


2.) Otro punto importante es reparar en la estética de la comida. Grandes raciones animan a una comida compulsiva y excesiva. Al final, comer una comida selecta es mas nutritiva y saciante, que invertir ese mismo tiempo en una comida rápida y vacía. Las porciones japonesas por poner un ejemplo, son mucho más pequeñas, pero se presentan tan bien que puedes experimentar y saborear cada bocado. Las cantidades pequeñas te enfocan mas en lo que estas comiendo, en como lo comes y reducen tu ansiedad.


3.) ¿Quién no se ha sorprendido utilizando la comida como una forma de premio o de escape?. Estos impulsos repetidos, contribuyen al aumento de peso y generan emociones muy negativas. Saber cambiar el foco cuando tenemos estos impulsos de craving (comer compulsiva mente), es importante para no silenciar la capacidad de escucha de nuestra verdadera hambre. Prueba comer más veces en menos tiempo (cada 3 horas), evitando así sentir privación y minimizando los arrebatos de devorar lo primero que encuentres por la nevera.


Si deseas profundizar sobre tu propia  conexión Mente-Emocion-Cuerpo y adoptar hábitos alimenticios saludables que te lleven a conseguir tu Peso Ideal, acude al próximo curso que se celebrará la jornada del 28 de Abril en el centro Kinesia, o envía un mensaje a emociones@salutis.es para reservar tu plaza.

¡Te esperamos!

 (Plazas limitadas, Reserva por orden de inscripción)

0 comentarios:

Publicar un comentario