martes, 26 de junio de 2012

¿Como puedo adelgazar rápido?

En verano, nuestra mente enciende el automático para disculparnos de tantos momentos en los que, disfrutar del exceso de comida y bebida, se coloca por encima de cualquier otro objetivo para nuestro bienestar. Todo esto está muy bien, pero no tiene por qué estar reñido con la toma de consciencia sobre nuestros hábitos. 


Si queremos tener autoestima y disfrutar el verano con salud comprendamos que nuestro cuerpo tiene memoria y luego nos hará pagar los excesos, si no sabemos actuar a tiempo.

Y ¿cómo actuar para disfrutar de la comida sin acumular kilos de más y gestionar nuestra necesidad de ser feliz, disfrutar el verano y al mismo tiempo cuidar de nuestra salud?

1. La primera recomendación es que nos olvidemos de las dietas restrictivas. Estas solo contribuyen a aumentar nuestra ansiedad  y conducen a múltiples desórdenes alimentarios.

2. Se consciente de todas las excusas que te sueles poner ante la falta de control y utiliza la comida para alimentarte. Se consciente de cuando estás comiendo por ansiedad, para tapar conflictos familiares, cuando estás solo, nervioso, etc. Si estás comiendo por motivos emocionales, acude a un coach de salud  cuanto antes y reprograma este comportamiento autodestructivo de una vez.

3. Date permiso para disfrutar de algún capricho, pero aprende a  “comer de forma intuitiva”. Es la mejor manera que existe de regular el peso a largo plazo. Al contrario de lo que se podría creer, el “comer intuitivamente” no llama a alimentarse de manera poco saludable, sino que motiva a quienes lo siguen, a saber reconocer las necesidades de su organismo y escoger los alimentos que le nutren.

4. Aprende a identificar las “calorías vacías”. Se encuentran en ciertos “alimentos” que debemos comer con mucha moderación, si queremos perder peso. Estos alimentos no nos aportan nada, si acaso un placer momentáneo, porque suelen ser bastante tentadores. No digo que no se puedan consumir ocasionalmente, pero mejor si los dejamos para estas ocasiones especiales y no para nuestra dieta diaria. ¿Que “alimentos vacíos” conoces?

5. Reprograma tus hábitos automáticos. Nos acostumbramos a actuar de una forma determinada para comer. Por ejemplo, a la hora de comer pedimos pan y un refresco. Es algo que sale espontáneamente y al final, se convierte en una conducta automática que puede estar perjudicándonos. Si observas bien y te haces consciente te darás cuenta de la importancia que tienen tus costumbres en las acciones cotidianas de cada día y el efecto sobre tu salud.

Y si aún así, te preguntas ¿Por qué no adelgazo si casi no como?
¡Cada cuerpo es un mundo! Tu coach de salud va a investigar contigo más allá de tu dieta.

¿Sabes que el estrés y la falta de suficiente descanso te frenan a la hora de adelgazar?
Tus hormonas, tu constitución, el tipo de comida, las horas entre comidas, el ejercicio físico, la ingesta de agua y otras bebidas...TODO es importante, lo grande y lo pequeño, lo que haces y sobre todo como piensas. Tus “MALOS HABITOS”

Desde hace años, vengo practicando los principios de la “alimentación intuitiva”, una filosofía de salud, que consiste en comer basándose en la sensación de hambre y la de plenitud, en lugar de hacerlo basándose en emociones o situaciones.

Parte del trabajo con tu coach se basa en investigar, estabilizar, identificar tu dieta y sobre todo, cambiar tus hábitos emocionales. A partir de este punto, empezarás a adelgazar de una manera natural, sana y con hábitos individuales y sostenibles para toda la vida.

0 comentarios:

Publicar un comentario