Descubre la Alimentación Intuitiva

Descubre como la gestión de tus emociones puede permitirte equilibrar tu peso (artículo).

Aprende a comer de manera consciente en nuestros Talleres

Reserva tu plaza y acude a nuestros talleres presenciales en Madrid

Únete a Alimentacion y Emociones y recibe 2 regalos

Suscríbete a nuestra lista y recibe el ebook "Comiendo de manera consciente e intuitiva" y además, consigue un Cupón 2x1 para cualquier de nuestros talleres.

martes, 31 de julio de 2012

5 pasos para cambiar tu relación con la comida, y perder peso

¿Cómo es la manera en que te alimentas? ¿Consideras que tu forma de comer se adapta a tus circunstancias actuales?

Lo que sientas relativo a como te alimentas o tu relación con la comida es un síntoma actual, pero no tiene por que ser tu única opción. Puedes hacer muchas cosas para reordenar esa relación.

En mi caso concreto descubrí que los carbohidratos estimulaban mucho mi apetito. Cada vez que me apetecía picar algo tomaba algún tipo de bollo, pan, galleta, etc. empezaba y no sabía por qué, quería seguir comiendo y luego me sentía muy mal. 

Entonces, decidí parar y fijarme por qué estaba teniendo ese comportamiento, cuando en realidad, no sentía tanta hambre. Fue entonces cuando probé con otro tipo de aperitivo que me nutría y me saciaba más aún (fruta, tortas de arroz, frutos secos,  zumo natural o yogur). 

Hay pequeños detalles que nos ayudan a ganar control sobre lo que comemos y como lo hacemos, y que pueden ayudar a reeducar nuestra forma de comer y nuestro paladar. Veamos algunos que considero importantes:5 pasos para cambiar tu relación con la comida

1. Es importante reparar en la estética de la comida
Grandes raciones en el plato animan a una comida compulsiva y excesiva. Al final comer una comida selecta, más despacio, es mas nutritivo y saciante que invertir ese mismo tiempo en una comida rápida y vacía. Se ha visto que los japoneses, por ejemplo, gastan más dinero en comprar menos comida y de mayor calidad, las porciones son mucho más pequeñas, pero son muy bien presentadas lo cual favorece la experiencia de tomarlas y poder saborear cada bocado. Las cantidades pequeñas te enfocan mas en lo que estas comiendo, en como lo comes y reducen tu ansiedad

2. En ocasiones podemos estar comiendo en exceso debido a la indecisión o las pocas ganas que tenemos de hacer lo que toca después de comer,  o bien,  a que no sabemos por dónde empezar. Realmente, esa alimentación emocional no nos está nutriendo, nos está  entreteniendo y engordando.

3. Unos minutos antes de notar que te estás llenando, prueba a hacer STOP! mentalmente. Aprende a parar. Si enseñas a hacer esto a tu cuerpo, con la práctica, podrás enfocarte directamente en la próxima tarea ya sea jugar con tus hijos, hacer ese trabajo que  tienes pendiente, leer, etc. olvidándote de seguir comiendo.

4. A veces la comida se utiliza como premio o escape a nuestra situación vital. 
Estamos llenando un vacío en lugar de reflexionar sobre qué actividad, persona o recurso sería el paso siguiente, para no seguir atrapados en ese círculo tan improductivo

5. Lo primordial entonces es aprender a cambiar el foco cuando tenemos estos impulsos de craving, poder reflexionar y apreciar la energía, el placer del sabor una comida, pensando que, en unas horas, habrá otra. La idea es comer más veces y menos cantidad, no sintiendo privaciones sino aprendiendo a hacer elecciones más saludables.

Puedes compartir con nosotros trucos que te hayan funcionado a ti,  para conseguir mejorar tu relación  con la comida.

Consciencia y Foco!!

miércoles, 25 de julio de 2012

Por qué la Comida es Adictiva

No es novedad la sospecha de que ciertos ALIMENTOS (o sustancias modificadas como el azúcar refinada, las grasas saturadas, la sal refinada, etc.) provocan un efecto ADICTIVO en el  cerebro, ocasionando las mismas alteraciones químicas que producen mecanismos de reacción similares a los del alcohol o las drogas. Pero, estas sospechas han sido estudiadas a nivel científico.

Suele describirse la adicción como un trastorno del "circuito de recompensa" desencadenado por el abuso de alguna droga. Es exactamente lo mismo que sucede en el cerebro de las personas obesas, dice Gene-Jack Wang, del Laboratorio Nacional Brookhaven, del Departamento de Energía de Estados Unidos [1]  



Eric Stice, neurocientífico del Instituto de Investigaciones de Oregon estudió la propensión de convertirse en adicto a la comida basura. Ese placer innato por la comida impulsa a ciertas personas a comer de más. Pero, irónicamente, justamente porque comen de más, su circuito de recompensa comienza a acostumbrarse y a responder cada vez menos, provocando que la comida cada vez los satisfaga menos e impulsándolos a comer cada vez más para compensar. En el fondo, lo que están buscando es repetir el clímax logrado en sus experiencias gastronómicas anteriores: precisamente lo mismo que se observa en los alcohólicos y drogadictos crónicos. 

Quedan pocas dudas de que la comida basura rica en sal, azúcar y grasas saturadas, genera trastornos en los mecanismos biológicos, que son tan poderosos y difíciles de combatir como el abuso de las drogas.

Y como sugieren estos científicos, ya que el uso de las drogas está reglamentado, ¿no es hora ya de imponer regulaciones más duras a la comida basura?

lunes, 23 de julio de 2012

6 Pautas para una Nutrición Saludable

Se dice que el estómago es la oficina de nuestro cuerpo, ahí se originan los procesos que nos aseguran la supervivencia a través del aprovechamiento de los alimentos. Las digestiones pesadas, la acidez, etc. son síntomas que debemos vigilar a diario, para asegurar nuestro bienestar.

Comer bien, sentados y con tranquilidad puede parecer un objetivo imposible dado el ritmo de vida actual que llevamos. Y cuando a esas prisas le añadimos unos hábitos alimentarios poco saludables, podemos llegar a patologías mas graves que necesiten tratamiento.

Seguir estas pautas sencillas te ayudará a prevenir molestias y a asegurarte una nutrición más saludable:

1.         Come despacio y de forma relajada; dedicando como mínimo de 20 a 30 minutos a cada comida, te saciarás antes y te nutrirás mejor.
2.         Mastica bien los alimentos; recuerda, la digestión comienza en la boca.
3.          No abuses de condimentos; (Ketchup, mostaza, picantes etc.) que irritan la mucosa gástrica y aumentan la acidez de estómago.
4.          No bebas mucha agua durante las comidas o justo después, ya que se diluyen los jugos gástricos y retrasa la digestión. Eso sí, ¡recuerda hidratarte entre horas!.
5.          Evita grandes raciones, bebidas muy frías, fritos, excitantes (café y té, tabaco) y exceso de alcohol.
6.          No te acuestes inmediatamente después de comer. Cuanto más vacío esté el estómago antes de tumbarte, mejor.

¿Como son tus digestiones? ¿Qué tendrías que evitar o añadir para hacerlas mejor?

miércoles, 11 de julio de 2012

Alimentos y bebidas “libres”, para la pérdida de peso

Cuando estamos comiendo lo suficiente para bajar peso pero el hambre aprieta, ¿que podemos hacer?

La primera pauta a seguir es decidir si realmente tenemos hambre o nos enfrentamos a un disparador emocional que nos hace engullir sin sentido.

Si en realidad, nuestro estómago está protestando, son muchos los alimentos saludables que podemos comer/beber, para calmar ese ansia transitoria:

1. Agua
El agua llena el estómago y engaña a los sensores del cerebro como si acabáramos de ingerir comida. El té frío, las infusiones, los zumos naturales y algún refresco diet que otro, también te pueden servir, pero ten cuidado de tomar estos últimos, solo de forma ocasional, ya que suelen contener muchos aditivos perjudiciales para la salud.

2. Verduras
Las verduras tienen pocas calorías, añaden fibra y aportan volumen. Existen verduras cortadas y listas para comer. Las zanahorias, el apio o un tomate en rodajas, son buenas opciones. 

3. Manzanas
La manzana es una elección saludable. Su dulzor es suficiente para ser muy sabroso, sobre todo si la comes fresquita y recién cortada. La manzana es saciante y podemos prepararla combinada de muchas  maneras, como en rodajitas con un poquito de queso bajo en grasa, para tomar entre horas

4. Batidos de proteínas
Los batidos de proteínas complementan  a muchas dietas.  Aquí no vamos a recomendar el utilizarlos de rutina, pero una pequeña cantidad de proteínas añadida a los zumos puede aumentar tu energía y servir como acelerador del metabolismo.

5. Tortas de maíz
Las tortas de maíz sin sal, son un alimento alto en fibra y saludable. Mantén una bolsa de 2/3 siempre contigo. De esa manera puedes comerte la porción que decidas sin acabar con la bolsa entera.

6. Gelatina
Es otro alimento bajo en calorias. Es una sustancia semisólida, incolora, quebradiza que se hincha con el agua fría que se obtiene del colágeno animal. La gelatina no contiene conservantes ni otros aditivos. Está libre de colesterol y de purinas.También existe una gelatina vegetal conocida como agar-agar.

Una de las pautas fundamentales para perder peso es tener preparado de antemano lo que vamos a comer. Sabemos que vendrán momentos de hambre y ansiedad, así que lo mejor es decidir nuestra estrategia de antemano. La mayoría de los errores de cambio de hábitos se comenten en el supermercado. Tener opciones saludables en el frigorífico, es lo que nos ayudará a tomar buenas decisiones, cambiar los hábitos, hará que no nos sintamos privados y reducirá las posibilidades de tener atracones con alimentos insanos.

Valora estas opciones cuando entre el hambre entre horas; satisfarán tu paladar y tu cintura.!