miércoles, 25 de julio de 2012

Por qué la Comida es Adictiva

No es novedad la sospecha de que ciertos ALIMENTOS (o sustancias modificadas como el azúcar refinada, las grasas saturadas, la sal refinada, etc.) provocan un efecto ADICTIVO en el  cerebro, ocasionando las mismas alteraciones químicas que producen mecanismos de reacción similares a los del alcohol o las drogas. Pero, estas sospechas han sido estudiadas a nivel científico.

Suele describirse la adicción como un trastorno del "circuito de recompensa" desencadenado por el abuso de alguna droga. Es exactamente lo mismo que sucede en el cerebro de las personas obesas, dice Gene-Jack Wang, del Laboratorio Nacional Brookhaven, del Departamento de Energía de Estados Unidos [1]  



Eric Stice, neurocientífico del Instituto de Investigaciones de Oregon estudió la propensión de convertirse en adicto a la comida basura. Ese placer innato por la comida impulsa a ciertas personas a comer de más. Pero, irónicamente, justamente porque comen de más, su circuito de recompensa comienza a acostumbrarse y a responder cada vez menos, provocando que la comida cada vez los satisfaga menos e impulsándolos a comer cada vez más para compensar. En el fondo, lo que están buscando es repetir el clímax logrado en sus experiencias gastronómicas anteriores: precisamente lo mismo que se observa en los alcohólicos y drogadictos crónicos. 

Quedan pocas dudas de que la comida basura rica en sal, azúcar y grasas saturadas, genera trastornos en los mecanismos biológicos, que son tan poderosos y difíciles de combatir como el abuso de las drogas.

Y como sugieren estos científicos, ya que el uso de las drogas está reglamentado, ¿no es hora ya de imponer regulaciones más duras a la comida basura?

0 comentarios:

Publicar un comentario