Descubre la Alimentación Intuitiva

Descubre como la gestión de tus emociones puede permitirte equilibrar tu peso (artículo).

Aprende a comer de manera consciente en nuestros Talleres

Reserva tu plaza y acude a nuestros talleres presenciales en Madrid

Únete a Alimentacion y Emociones y recibe 2 regalos

Suscríbete a nuestra lista y recibe el ebook "Comiendo de manera consciente e intuitiva" y además, consigue un Cupón 2x1 para cualquier de nuestros talleres.

sábado, 24 de noviembre de 2012

Malos hábitos nocturnos que engordan y provocan depresión

¿Te duermes con la televisión encendida por las noches?, ¿trabajas con el ordenador en la cama, leyendo etc sin apagarlos para dormir?

Los estudios científicos han detectado que estos malos hábitos pueden tener malos efectos para la salud.

Un estudio realizado por la Universidad de Ohio con ratones, los dividio en dos grupos para analizar este hecho. Al primer grupo se le expuso a una luz tenue durante la noche y al segundo se le mantuvo en oscuridad durante el sueño. Transcurridas ocho semanas, los ratones del primer grupo ganaron un 50% más de peso que el segundo grupo, recibiendo el mismo alimento. Esto concuerda con datos de otras investigaciones que vieron que exponerse  a la luz durante la noche puede trastocar los niveles de hormonas como la melatonina y la leptina, que regulan el sueño, el metabolismo y la sensación de saciedad.



También se ha encontrado relación con el exceso de luz durante el descanso al dormir y los trastornos afectivos. Otro estudio realizado por neurocientíficos de Ohio identificó que la exposición a la luz durante la noche puede aumentar el riesgo de depresión. En los estudios realizados con ratones, después de exponerlos durante cuatro semanas a una luz suave en su descanso nocturno, observaron que eran menos activos y mostraban menos interés por el agua azucarada (algo que atrae mucho a roedores) y estaban mas aletargados, comportamientos son trasladables a una persona con trastornos del ánimo.

La Asociación de Medicina Norteamericana también ha advertido que interrumpir el ritmo circadiano del cuerpo además de poder causar obesidad, aumenta el riesgo de diabetes y problemas reproductivos.

Nuestro cuerpo necesita la alternancia de los ciclos luz-oscuridad para mantener sus biorritmos y funcionar correctamente sin afectar su salud.

Por ello, si no puedes dejar el cuarto completamente a oscuras, o ajustar las persianas, prueba a ponerte un antifaz para bloquear la luz. No sólo vas a dormirte más fácilmente sino que te ayudará  a mantenerte el peso y el buen ánimo.


miércoles, 21 de noviembre de 2012

¿Eres adicto al azúcar?

Es posible que tus constantes caprichos por tomar dulces, chocolates, etc. puedan estar indicando la existencia de una adicción.
Muchas personas sienten la tentación de tomar algo dulce después de cenar, pero este acto aislado y hasta saludable, se está convirtiendo en un problema grave para muchas culturas modernas donde se está condicionando al organismo a tomar esta sustancia en exceso, ya que una gran cantidad de los alimentos que se consumen día a día son procesados, llevan salsas, aliños azucarados, etc.


Las investigaciones advierten que el consumo excesivo de azúcar puede ocasionar graves problemas de salud, como diabetes tipo 2, hipertensión arterial, ictus o demencia.

Y ¿qué se considera demasiado azúcar?

La cantidad de azúcar que puede metabolizar el cuerpo es diferente para cada uno, pero la Asociación Americana del Corazón (AHA) recomienda no más de 6 cucharaditas de azúcar al día en mujeres (cantidad contenida en una lata de refresco normal) y no más de 9 cucharaditas al día en hombres. En un estudio realizado por la AHA en adultos para medir el consumo promedio de azúcar, se obtuvo una media de ingesta de 22 cucharaditas de azúcar al día la mayoría proveniente de los refrescos. (Un truco: el número de cucharadas de azúcar que lleva un alimento o bebida se puede calcular dividiendo entre cuatro los gramos de azúcar que marca la etiqueta por ración de producto).

El hábito o la adicción al azúcar

Una vez que se coge el hábito de tomar azúcar resulta más difícil detenerlo. El Dr. Nicole Avena, Investigador de las Adicciones a Comida y Profesor de Neurología en Princeton opinaba que según los estudios, los cambios químicos que se producen en el cerebro tras el consumo de azúcar son similares a los cambios que se ven después del consumo de drogas. Tomar azúcar en exceso conduce a la adicción y la obesidad, además los alimentos y bebidas azucaradas activan el área de "recompensa" de los centros del cerebro, lo que conlleva un incremento inconsciente del deseo por el dulce.

Pero el problema no se limita solo a los dulces y refrescos, el azúcar forma parte  de muchos productos que aparentemente no deberían contenerlo como ciertas comidas envasadas, salsas de tomate, condimentos para ensaladas, y otros azúcares de alimentos con almidones como las pastas y el pan blanco.

Entonces, ¿Cómo saber si estamos fuera de peligro o podemos ser adictos?

El Dr. Jacob Teitelbaum, autor del libro “Termina YA con tu Adicción al Azúcar”, es un médico internista que estudió la adicción al azúcar y finalmente definió cuatro tipos de comportamientos adictivos:
  • Las personas que están constantemente cansados y recurren al azúcar para subir su energía
  • Las personas que se irritan en exceso cuando van a tomar algo y ven que no hay nada con azúcar
  • Las personas que siempre están comiendo algo dulce, un pequeño dulce, caramelo
  • Las personas con desequilibrios hormonales que recurren al dulce para equilibrar su ánimo
 Según el investigador no existe una cantidad de azúcar diaria que defina una adicción al azúcar, todo depende de cómo se encuentre la persona y el tipo de comportamientos y síntomas que exhiba.

¿Como se puede tratar la adicción?

El Dr. Teitelbaum opina que cuando estás buscando algo dulce constantemente para calmarte o recargar tu energía, hábitos como beber más agua, conseguir llevar una dieta equilibrada, eliminar los refrescos y dormir más horas, pueden ser una alternativa para conseguir aliviar los síntomas y rebajar la necesidad de consumir azúcar.

Otras personas toman azúcar compulsivamente como respuesta al estrés, por lo que es fundamental identificar su fuente de estrés y conseguir gestionarla, para controlar la adicción.



Fuente: Everyday Health.

martes, 6 de noviembre de 2012

Dieta Dukan ¿buena o mala?

La dieta de moda que todo el mundo conoce... aunque no siempre para bien. Muchas personas han perdido peso de forma rápida y sin pasar hambre siguiendo las pautas del llamado método DUKAN.  La OCU y los organismos oficiales califican a esta dieta como peligrosa para la salud y desequilibrada con 3 principales pegas:

  • Pérdida de músculo (si se descuida el ejercicio)
  • Falta de micronutrientes  y vitaminas esenciales (al restringir frutas, cereal., grasas saludables, etc)
  • Toxicidad a largo plazo que puede causar daños debido a la sobrecarga renal/hepática.

En cualquier caso, la opinión de multitud de “practicantes” de la filosofía del francés Pierre Dukan, es que les ha proporcionado una fórmula que les permite perder peso sin pasar hambre y además fomenta hábitos de vida saludables.

El libro de Dukan establece el método de forma muy clara, y de ahí parte el éxito. Bajo mi punto de vista la "fase de ataque" es la que puede tener más peligro, ya que el hecho de perder peso a base de quemar proteínas de forma sostenida (y mas tiempo de lo recomendado) puede ocasionar altos riesgos para la salud.

Al final, si lo analizas globalmente, las claves son las mismas de una dieta compensada: Evitar fritos, rebozados, bollerías, azúcares, etc. y potenciar el consumo de verdura, proteínas saludables y fruta. 

¡Dieta sana y ejercicio son la base para perder peso!

Después de trabajar con muchos clientes en su pérdida de peso a través de la mente, y de mi propio cambio y evolución, puedo afirmar que el perder peso con una dieta pasa antes por otro tipo de trabajo: el trabajo de conocimiento personal.

El reto está en localizar el trasfondo del problema de peso en cada persona y sobre todo su verdadera motivación, su “para qué” final. Si una persona está motivada para perder peso, es el momento de plantearse fórmulas saludables que funcionen sobre la base de renovar en primer lugar, su estilo de vida.

Muchas veces los cambios de conducta centrados exclusivamente en los “qués”, no sirven para ver resultados a largo plazo. Lo verdaderamente imprescindible son los "para qués" y los “comos”: 

  • ¿Cómo voy a plantearme mi alimentación a partir de hoy? 
  • ¿Cómo emprenderé mi cambio de alimentación? ¿Consistirá solo en reordenar lo que como, o necesitaré renovar también mi concepto de salud y  mi estilo de vida?
  • ¿Como voy a comer cuando alcance mi peso deseado? 
  • ¿Como voy a sentirme si no atendiendo las necesidades de disfrute, moderación, diversidad, variedad.. intrínsecas a mi propia naturaleza?