martes, 6 de noviembre de 2012

Dieta Dukan ¿buena o mala?

La dieta de moda que todo el mundo conoce... aunque no siempre para bien. Muchas personas han perdido peso de forma rápida y sin pasar hambre siguiendo las pautas del llamado método DUKAN.  La OCU y los organismos oficiales califican a esta dieta como peligrosa para la salud y desequilibrada con 3 principales pegas:

  • Pérdida de músculo (si se descuida el ejercicio)
  • Falta de micronutrientes  y vitaminas esenciales (al restringir frutas, cereal., grasas saludables, etc)
  • Toxicidad a largo plazo que puede causar daños debido a la sobrecarga renal/hepática.

En cualquier caso, la opinión de multitud de “practicantes” de la filosofía del francés Pierre Dukan, es que les ha proporcionado una fórmula que les permite perder peso sin pasar hambre y además fomenta hábitos de vida saludables.

El libro de Dukan establece el método de forma muy clara, y de ahí parte el éxito. Bajo mi punto de vista la "fase de ataque" es la que puede tener más peligro, ya que el hecho de perder peso a base de quemar proteínas de forma sostenida (y mas tiempo de lo recomendado) puede ocasionar altos riesgos para la salud.

Al final, si lo analizas globalmente, las claves son las mismas de una dieta compensada: Evitar fritos, rebozados, bollerías, azúcares, etc. y potenciar el consumo de verdura, proteínas saludables y fruta. 

¡Dieta sana y ejercicio son la base para perder peso!

Después de trabajar con muchos clientes en su pérdida de peso a través de la mente, y de mi propio cambio y evolución, puedo afirmar que el perder peso con una dieta pasa antes por otro tipo de trabajo: el trabajo de conocimiento personal.

El reto está en localizar el trasfondo del problema de peso en cada persona y sobre todo su verdadera motivación, su “para qué” final. Si una persona está motivada para perder peso, es el momento de plantearse fórmulas saludables que funcionen sobre la base de renovar en primer lugar, su estilo de vida.

Muchas veces los cambios de conducta centrados exclusivamente en los “qués”, no sirven para ver resultados a largo plazo. Lo verdaderamente imprescindible son los "para qués" y los “comos”: 

  • ¿Cómo voy a plantearme mi alimentación a partir de hoy? 
  • ¿Cómo emprenderé mi cambio de alimentación? ¿Consistirá solo en reordenar lo que como, o necesitaré renovar también mi concepto de salud y  mi estilo de vida?
  • ¿Como voy a comer cuando alcance mi peso deseado? 
  • ¿Como voy a sentirme si no atendiendo las necesidades de disfrute, moderación, diversidad, variedad.. intrínsecas a mi propia naturaleza? 

0 comentarios:

Publicar un comentario